Individualismo, Marxismo y la Revolución Industrial

Individualismo, Marxismo y la Revolución Industrial

7148
2
Compartir

Artículo escrito por Ludwig von Mises titulado Individualism and the Industrial Revolution, escrito en el Mises Institute que se puede encontrar aquí. Traducido por Josep Purroy para Enemigos del Estado.

Los liberales destacaron la importancia del individuo. Los liberales del siglo XIX ya consideraban el desarrollo de la persona lo más importante. “Individuo e individualismo” fue la consigna liberal y progresista. Ya había reaccionarios atacando esta posición al comienzo del siglo XIX.

Los racionalistas y liberales del siglo XVIII señalaron que lo que se necesitaba eran buenas leyes. Antiguas costumbres que no podían ser justificadas racionalmente debían ser abandonadas. La única justificación para una ley era si era responsable o no de promover el bienestar público social. En muchos países, los liberales y racionalistas pidieron constituciones escritas, codificación de leyes, y nuevas leyes que permitieran el desarrollo de las facultades de cada individuo.

Se desarrolló una reacción a esta idea, sobre todo en Alemania, donde el jurista e historiador legal Friedrich Karl von Savigny (1779-1861) estuvo activo. Savigny declaró que las leyes no pueden ser escritas por hombres; las leyes se desarrollan de alguna manera mística mediante el alma de toda la gente. No es el individuo el que piensa -es la nación o una entidad social el que utiliza al individuo sólo para expresar sus propios pensamientos. Esta idea fue muy enfatizada por Marx y los marxistas. En este sentido, los marxistas no eran seguidores de Hegel, cuya principal idea de la evolución histórica era la de una evolución hacia la libertad del individuo.

Desde el punto de vista de Marx y Engels, el individuo era una cosa insignificante a los ojos de la nación. Marx y Engels negaron que el individuo jugara un papel importante en la evolución histórica. Según ellos, la historia sigue su propio camino. Las fuerzas productivas materiales siguen su propio camino, desarrollándose independientemente de los deseos de los individuos. Y los acontecimientos históricos vienen con la inevitabilidad de una ley de la naturaleza. Las fuerzas productivas materiales trabajan como un director de ópera; deben tener un sustituto disponible en caso de un problema, al igual que el director de ópera debe tener un sustituto en caso de que el cantante se enferme. De acuerdo con esta idea, Napoleón y Dante, por ejemplo, no fueron importantes -si no hubieran aparecido para ocupar su propio lugar especial en la historia, alguien más habría aparecido en el escenario para ocupar sus lugares.

Para entender ciertas palabras, debes entender el alemán. Desde el siglo XVII en adelante, hubo un esfuerzo considerable en la lucha contra el uso de palabras en latín y de su eliminación de la lengua alemana. En muchos casos, palabras extranjeras se mantenían, aunque hubiera una expresión alemana con el mismo significado. Las dos palabras inicialmente eran como sinónimas, pero en el curso de la historia, adquirieron diferentes significados. Por ejemplo, tome la palabra Umwälzung, la traducción literal en alemán de la palabra latina revolución. La palabra latina no tenía sentido de lucha. Por lo tanto, se desarrollaron dos significados para la palabra “revolución” -uno de violencia, y el otro significado una revolución gradual como la “Revolución Industrial”. Sin embargo, Marx utiliza la palabra revolución alemana no sólo para las revoluciones violentas, como las Revoluciones Francesa o Rusa, sino también para la gradual Revolución Industrial.

Por cierto, el término Revolución Industrial fue introducido por Arnold Toynbee (1852-1883). Los marxistas dicen que “Lo que fomenta el derrocamiento del capitalismo no es la revolución -mirad la Revolución Industrial”.

Marx le asigna un significado especial a la esclavitud, la servidumbre, y otros sistemas de dependencia. Era necesario, dijo, para los trabajadores ser libres para que el explotador los explotara. Esta idea surgió de la interpretación que le dio a la situación del señor feudal que tenía que cuidar a sus trabajadores, incluso cuando no estaban trabajando. Marx interpretó los cambios liberales que se desarrollaron como la liberación de los explotadores de la responsabilidad por las vidas de los trabajadores. Marx no vio que el movimiento liberal se dirigió a la abolición de la desigualdad ante la ley, entre amo y siervo.

Karl Marx creía que la acumulación de capital era un obstáculo. A sus ojos, la única explicación para la acumulación de riqueza fue que alguien había robado a otra persona. Para Karl Marx, la Revolución Industrial en general simplemente consistía en explotación de los trabajadores por los capitalistas. Según él, la situación de los trabajadores se agravó con la llegada del capitalismo. La diferencia entre su situación y la de los esclavos y los siervos era sólo que el capitalista no tenía obligación de cuidar a los trabajadores que ya no eran explotados, mientras que el señor tenía que cuidar a los esclavos y siervos. Esta es otra de las contradicciones insolubles en el sistema marxista. Sin embargo, es aceptado por muchos economistas de hoy sin darse cuenta de en qué consiste esta contradicción.

Según Marx, el capitalismo es una etapa necesaria e inevitable en la historia de la humanidad para llevar a los hombres desde condiciones primitivas hasta el milenio del socialismo. Si el capitalismo es un paso necesario e inevitable en el camino hacia el socialismo, entonces uno no puede afirmar, desde el punto de vista de Marx, que lo que el capitalista hace sea ético y moralmente malo. Por lo tanto, ¿por qué Marx ataca a los capitalistas?

Marx dice que parte de la producción es apropiada por los capitalistas y retenida de los trabajadores. Según Marx, esto es muy malo. La consecuencia es que los trabajadores ya no están en una posición para consumir toda la producción producida. Una parte de lo que han producido, por lo tanto, queda sin consumir; hay “subconsumo”. Por esta razón, porque hay subconsumo, las depresiones económicas se producen con regularidad. Este es el subconsumo marxista de la teoría de las depresiones. Sin embargo, Marx contradice esta teoría en otra parte.

Escritores marxistas no explican por qué los procesos de producción parten de métodos simples y se vuelven más y más complicados.

Ni Marx mencionó el hecho siguiente: Sobre el año 1700, la población de Gran Bretaña era de aproximadamente 5,5 millones; a mediados de 1700, la población era de 6,5 millones, unos 500.000 de los cuales eran simplemente indigentes. Todo el sistema económico había producido un “excedente” de población. El problema de exceso de población aparecido antes en Gran Bretaña que en la Europa continental. Esto sucedió, en primer lugar, porque Gran Bretaña era una isla y por lo tanto no estaba sujeta a la invasión de ejércitos extranjeros, que ayudaron a reducir las poblaciones de Europa. Las guerras en Gran Bretaña fueron guerras civiles, que eran malas, pero que se detuvieron. Y luego esta salida para el excedente de población desapareció, por lo que el número de personas excedentes creció. En Europa la situación era diferente, por un lado, la oportunidad de trabajar en la agricultura era más favorable que en Inglaterra.

El viejo sistema económico en Inglaterra no podía hacer frente al exceso de población. El excedente de gente era, en su mayoría, muy mala gente -mendigos y ladrones, ladrones y prostitutas. Tenían el apoyo de diversas instituciones, las leyes de pobres y la caridad de las comunidades. Algunos estaban impresionados por el ejército y el servicio en el extranjero. También hubo gente superflua en la agricultura. El actual sistema de gremios y otros monopolios en las industrias de procesamiento hicieron la expansión de la industria imposible.

En aquellos tiempos pre-capitalistas, hubo una clara división entre las clases de la sociedad que podían permitirse unos zapatos nuevos y ropa nueva, y los que no podían. Las industrias de transformación producían en su mayoría para las clases altas. Aquellos que no podían permitirse ropa nueva vestían prendas usadas. Hubo entonces un comercio muy considerable en la ropa de segunda mano -un oficio que desapareció casi por completo cuando la industria moderna comenzó a producir también para las clases más bajas. Si el capitalismo no hubiese proporcionado los medios de subsistencia de estas personas “excedentes”, habrían muerto de hambre. La viruela representó muchas muertes en los tiempos pre-capitalistas; ahora ha sido prácticamente aniquilada. Las mejoras en la medicina son también un producto del capitalismo.

Lo que Marx llamó la gran catástrofe de la Revolución Industrial no fue una catástrofe en absoluto; provocó una enorme mejora en las condiciones de las personas. Muchos sobrevivieron y que no habrían sobrevivido de otra manera. No es cierto, como decía Marx, que las mejoras tecnológicas están disponibles sólo para los explotadores y que las masas están viviendo en un estado mucho peor que en la víspera de la Revolución Industrial. ¡Todo lo que dicen los marxistas acerca de la explotación es absolutamente falso! ¡Mentiras! De hecho, el capitalismo hizo posible que muchas personas sobrevivieran, que no habrían sobrevivido de otra manera. Y hoy en día muchas personas, o la mayoría de las personas, viven a un nivel mucho más alto de vida que aquella época en la que sus antepasados ​​vivieron hace 100 o 200 años.

Durante el siglo XVIII, aparecieron una serie de eminentes autores -el más conocido fue Adam Smith (1723-1790)- que se declaró a favor de la libertad de comercio. Y argumentaban en contra de los monopolios, en contra de los gremios, y en contra de los privilegios concedidos por el Rey y el Parlamento. En segundo lugar, algunas personas ingeniosas, casi sin ningún tipo de ahorro y de capital, comenzaron a organizar gente para la producción, no en las fábricas, sino fuera de ellas, y no para las clases altas solamente. Estos productores organizados comenzaron a fabricar productos simples, precisamente por las grandes masas. Este fue el gran cambio que se llevó a cabo; esto fue la Revolución Industrial. Y esta Revolución Industrial hizo más alimentos y otros bienes disponibles lo que hizo que la población aumentara. Nadie vio menos de lo que realmente pasaba que Karl Marx. En vísperas de la Segunda Guerra Mundial, la población había aumentado tanto que había 60 millones de ingleses.

No puedes comparar Estados Unidos con Inglaterra. Los Estados Unidos comenzaron casi como un país en el capitalismo moderno. Sin embargo, podemos decir en general que de ocho personas que viven en la actualidad en los países de la civilización occidental, siete están vivas solamente gracias a la Revolución Industrial. ¿Estás personalmente seguro de que tú hubieras sido el uno de cada ocho que hubieran vivido incluso en ausencia de la Revolución Industrial? Si no estás seguro, párate y reflexiona sobre las consecuencias de la Revolución Industrial.

La interpretación dada por Marx de la Revolución Industrial se aplica también a la interpretación de la “superestructura”. Marx dijo que “las fuerzas productivas materiales”, las herramientas y máquinas, producen las “relaciones de producción”, la estructura social, los derechos de propiedad, y así sucesivamente, que producen la “superestructura”, la filosofía, el arte y la religión. La “superestructura”, dijo Marx, depende de la situación de clase de los individuos, es decir, si él es un poeta, pintor, y así sucesivamente. Marx interpretó todo lo que pasó en la vida espiritual de la nación, desde este punto de vista. Arthur Schopenhauer (1788-1860) fue llamado un filósofo de los propietarios de acciones de bolsa. Friedrich Nietzsche (1844-1900) fue llamado el filósofo de las grandes empresas. Para cada cambio en la ideología, para cada cambio en la música, el arte, la escritura de la novela, dramaturgia, los marxistas tenían una interpretación inmediata. Cada nuevo libro se explica por la “superestructura” de ese día en particular. A cada libro se le asignó un adjetivo -“burguesa” o “proletaria”. La burguesía se consideraba una masa reaccionaria indiferenciada.

No creo que sea posible para un hombre practicar toda su vida una cierta ideología sin creer en ella. El uso del término “capitalismo maduro” muestra cómo las personas totalmente, los que no piensan como Marxistas en absoluto, han sido influidos por Marx. El señor y señora Hammond, de hecho casi todos los historiadores, han aceptado la interpretación marxista de la Revolución Industrial. La única excepción es Ashton.

Karl Marx, en la segunda parte de su carrera, no era un intervencionista; él estaba a favor del laissez-faire. Debido a que esperaba que el capitalismo sucumbiera y que el socialismo sustituyera al capitalismo maduro, él estaba a favor de dejar que el capitalismo se desarrollara. En este sentido fue, en sus escritos y en sus libros, un partidario de la libertad económica.

Marx creía que las medidas intervencionistas eran desfavorables, ya que retrasaban la llegada del socialismo. Los sindicatos recomendaban intervenciones y, por lo tanto, Marx se oponía a ellos. Los sindicatos no producen nada de todos modos y habría sido imposible elevar los salarios si los productores no hubieran producido en realidad más.

Marx afirmó que las intervenciones perjudican los intereses de los trabajadores. Los socialistas alemanes votaron en contra de las reformas de [Otto von] Bismarck que él instituyó alrededor de 1881 (Marx murió en 1883). Y en este país los comunistas estaban en contra del New Deal. Por supuesto, la verdadera razón de su oposición al gobierno del poder era muy diferente. Ningún partido de la oposición quiere asignar tanto poder a un tercero. En la elaboración de los programas socialistas, todo el mundo asume tácitamente que él mismo será el planificador o el dictador, o que el planificador o el dictador será intelectualmente dependiente de él y que el planificador o el dictador será su personal de mantenimiento. Nadie quiere ser un simple miembro en el esquema de la planificación de otra persona.

Estas ideas de planificación se remontan al tratado de Platón sobre la forma de la República. Platón fue muy franco. Él planeó un sistema gobernado exclusivamente por los filósofos. Él quería eliminar todos los derechos individuales y las decisiones. Nadie debería ir a ninguna parte, descansar, dormir, comer, beber, lavar, a menos que se le dijera que lo hiciese. Platón quería para reducir las personas a la condición de peones en su plan. Lo que se necesita es un dictador que designa a un filósofo como una especie de primer ministro o presidente de la junta central de gestión de la producción. El programa de todos los socialistas consistentes -Platón y Hitler, por ejemplo- preveía también para la producción de socialistas en el futuro, la crianza y educación de los futuros miembros de la sociedad.

Durante los 2.300 años transcurridos desde Platón, muy poca oposición se ha visto a sus ideas. Ni siquiera por Kant. El sesgo psicológico en favor del socialismo se debe tener en cuenta en la discusión de las ideas marxistas. Esto no se limita solo a aquellos que se llaman a sí mismos marxistas.

Los Marxistas niegan que exista tal cosa como la búsqueda de conocimiento por el placer de conocer. Pero ellos no son consistentes en este caso tampoco, porque dicen que uno de los fines del Estado socialista es eliminar esa búsqueda del conocimiento. Es un insulto, dicen, que las personas estudien cosas que son inútiles.

Ahora quiero hablar sobre el significado de la distorsión ideológica de las verdades. La conciencia de clase no se desarrolla en el principio, pero tiene que venir inevitablemente. Marx desarrolló su doctrina de la ideología, porque se dio cuenta que no podía responder a las críticas formuladas contra el socialismo. Su respuesta fue: “Lo que usted dice no es cierto. Es sólo ideología. Lo que un hombre piensa, siempre y cuando no tenemos una sociedad de clases, es necesariamente una ideología de clase -es decir, se basa en una falsa conciencia.” Sin más explicaciones, Marx suponía que esa ideología era útil a la clase y a los miembros de la clase que lo desarrollaron. Estas ideas tenían como objetivo la consecución de los objetivos de su clase.

Marx y Engels aparecieron y se desarrollaron las ideas de clase del proletariado. Por lo tanto, desde este momento en la doctrina de la burguesía es absolutamente inútil. Tal vez alguien podría decir que la burguesía necesita esta explicación para resolver la mala conciencia. Pero ¿por qué tienen mala conciencia si su existencia es necesaria? Y es necesario, según la doctrina marxista, ya que sin la burguesía, el capitalismo no puede desarrollarse. Y hasta que el capitalismo no “madura”, no puede haber socialismo alguno.

Según Marx, la economía burguesa, a veces llamada “apología de la producción burguesa,” les ayudó, a la burguesía. Los marxistas podrían haber dicho que el pensamiento de la burguesía dio a esta mala teoría burguesa justificada, a sus ojos, así como a los ojos de los explotados, el modo de producción capitalista, por lo que es posible que el sistema existiera. Pero esto habría sido una explicación muy poco marxista. En primer lugar, de acuerdo con la doctrina marxista, ninguna justificación es necesaria para el sistema burgués de producción; la burguesía explota porque es su negocio explotar, tal y como es el negocio de los microbios explotar. La burguesía no necesita ninguna justificación. Su conciencia de clase les enseña que tienen que hacer esto, es la naturaleza del capitalista explotar.

Un amigo ruso de Marx le escribió que la tarea de los socialistas debe ser la de ayudar a la burguesía a explotar mejor y Marx respondió que no era necesario. Marx escribió entonces una breve nota diciendo que Rusia podría llegar al socialismo sin pasar por la etapa capitalista. A la mañana siguiente él debió haberse dado cuenta de que, si se admite que un país puede omitir una de las etapas inevitables, esto destruiría toda su teoría. Así que él no envió la nota. Engels, que no era tan brillante, descubrió este pedazo de papel en el escritorio de Karl Marx, lo copió en su puño y letra, y envió su copia a Vera Zasulich (1849-1919), quien se hizo famoso en Rusia, porque ella había intentado asesinar al comisario de policía en San Petersburgo y fue absuelta por el jurado -que tenía una buena defensa. Esta mujer publicó la nota de Marx, y se convirtió en una de los grandes activos del Partido Bolchevique.

El sistema capitalista es un sistema en el que la promoción es, precisamente, de acuerdo al mérito. Si la gente no sale adelante, no hay amargura en sus mentes. Son reacios a admitir que no avanzan debido a su falta de inteligencia. Llevan a cabo su falta de avance en la sociedad. Muchos culpan a la sociedad y se convierten al socialismo.

Esta tendencia es especialmente fuerte en las filas de los intelectuales. Debido a que los profesionales se tratan entre sí como iguales, los profesionales menos capaces se consideran “superiores” a los no profesionales y sienten que merecen un mayor reconocimiento de lo que reciben. La envidia juega un papel importante. Existe una predisposición filosófica entre las personas estar insatisfechas con el estado de cosas existente. Hay insatisfacción, también, con las condiciones políticas. Si no estás satisfecho, preguntarás qué otro tipo de estado puede ser considerado.

Marx tenía “antitalento” -es decir, falta de talento. Fue influenciado por Hegel y Feuerbach, sobre todo por la crítica de Feuerbach a la cristiandad. Marx reconoció que la doctrina de la explotación fue tomada de un panfleto anónimo publicado en la década de 1820. Sus distorsiones económicas fueron tomadas de [David] Ricardo (1772-1823).

Marx era económicamente un ignorante; él no se dio cuenta de que puede haber dudas sobre cuáles son los mejores medios de producción que han de aplicarse. La gran pregunta es, cómo vamos a utilizar los factores de producción escasos disponibles. Marx suponía que lo que había que hacer era obvio. No se dio cuenta de que el futuro es siempre incierto, que es el trabajo de cada hombre de negocios el proveer para el futuro desconocido. En el sistema capitalista, los obreros y tecnólogos obedecen al empresario. Bajo el socialismo, obedecen al funcionario socialista. Marx no tuvo en cuenta el hecho de que hay una diferencia entre decir lo que tiene que hacerse y hacer lo que alguien más ha dicho que debe hacerse. El Estado socialista es necesariamente un estado policial.

La desaparición del Estado era simplemente un intento de Marx de evitar responder a la pregunta sobre lo que ocurriría en el socialismo. Bajo el socialismo, los presos sabrán que están siendo castigados por el beneficio de la sociedad en su conjunto.

2 Comentarios

  1. Es interesante la crítica hacia Marx, pero pensar que el capitalismo es un pan de dios es de locos, conosco varios taxistas que son ingenieros, entonces se cumpleme eso de la inteligencia te lleva mas arriba?? Pues no, no hay que confundir inteligencia con astucia. El sistema capitalista esta lleno de corruptelas, abusos de poder, tratos bajo la mesa y explotacion del desinformado y destrucción de medio ambiente. No defiendo el comunismo, tiene muchas taras, y si es muy idealista para la torcida naturaleza humana, solo quiero acatar que el sistema capitalista en que vivimos es solo una imagen, un reflejo y no una realidad incriticable y paradisiáca.

  2. Debo decir que este artículo es un asco. Primeramente la teoría de Marx fue sistémicamente ordenada y científicamente comprobada. Habría que estudiar mucho más a fondo esta crítica sin fundamentos que se plantea en esta cochinada. Y salir de las meras abstracciones aplicándolo a la realidad. Usando FUENTES FIDEDIGNAS Y ASÍ FORMATO APA ADECUADO.
    Este artículo sólo confunde al lector y a quienes no conocen estas teorías más a fondo por que el tema no les interesa o porque desgraciadamente se encontraron con esto. Estarían entrando en un serio precipicio en el mundo de la interpretación y de cero crítica acerca de esta brillante teoría que independientemente de la ideología política es un parte aguas en la historia de las ciencias sociales y más que eso.
    Eso de que el hombre no influenciaba en la historia es completamente falso.
    Si no por qué las teorías del materialismo histórico, qué hay de la dialéctica, realmente sabes de lo que se habla cuando se habla de materia? de individuo? de medios de producción? clases sociales y la lucha de estas? me parece que no tienes idea.
    Sin duda, esta es una simple interpretación subjetiva y vulgar del materialismo y un insulto a la teoría.

Dejar una respuesta