Entrevista con Samuel Konkin

Entrevista con Samuel Konkin

1316
3
Compartir

Entrevista a Samuel Edward Konkin hecha por _wlo:dek & michal y que puede encontrarse aquí. Traducido por Josep Purroy para Enemigos del Estado.

¿No conoces a SEK3 y te llamas a ti mismo libertario? Bueno, en realidad y lamentablemente, Sam necesita una introducción. Aunque es bien conocido entre todos esos Libertarians form Class of ’69 que estaban allí en su día, es prácticamente desconocido entre los que eran demasiado jóvenes para participar en el Movimiento. Hasta cierto punto él es culpable de esto. Durante los años 90, cuando la mayoría de los jóvenes activistas se introdujeron al libertarismo, Sam tomó un breve descanso en el movimiento libertario. Pero ahora está de vuelta vivito y coleando.

Entonces, ¿quién demonios es Samuel E. Konkin III? ¿Quién es John Galt? Necesitaríamos un libro entero para responder a esa pregunta… En cuanto a Sam -Libertario Original, que obtuvo su L Mayúscula en las calles de la Batalla de San Luis. Editor de “El Agorist trimestral“, “New Isolationist“, “Frefanzine” y de muchas, muchas otras publicaciones Agoristas, anarquistas y anti-intervencionistas; la más conocida de los cuales es “Nuevo Libertario“, publicada desde 1970 y aclamado por el Sr. Libertario (alias Murray N. Rothbard) como la principal revista “al alcance” de nuestro movimiento. En 1980 se hizo gran revuelo con su “Manifiesto NeoLibertario” aplaudido por Robert LeFevre por su “posición respecto a la consistencia, el objetivo y el método”. Para promover el libertarismo fue co-financiado por el Movimiento de la Izquierda Libertaria, el Instituto Agorist y Karl Hess Club. Organizó conferencias académicas, clases, seminarios y reuniones… No es de extrañar que fuese un modelo a seguir por los héroes de ficción libertarios creados por L. Neil Smith (“La Zona Americana“), Victor Koman (“Reyes de la alta frontera“) y J. Neil Schulman (“Junto a la Noche“).

Muy bien. Por ahora has visto la punta del iceberg, no dejes que te entretenga durante más tiempo. Vamos allá.

Antecedentes necesarios.

Pregunta: Antes de empezar la entrevista, me gustaría pedirte que definieras un término que aparecerá varias veces durante esta discusión, y mucha gente piensa que son sinónimos. ¿Qué es el libertarianismo para ti?

SEK3 – Libertario es otro término para designar el libre mercado anarquista, a pesar de que a menudo incluye algunos compañeros de viaje menos duros como los minarquistas. La palabra fue originalmente utilizada por los librepensadores, en relación a la religión en el sentido de los que creen en la libre elección por encima del determinismo (que no es tan mala asociación para nosotros) y luego se convirtió en un eufemismo para referirse a los anarquistas en Europa en el siglo XIX. Fue revivido por Leonard Read, en la década de 1940 en el sentido de los liberales clásicos que se negaron a unirse al resto del movimiento liberal para convertirse en suaves-estatistas de izquierda, y que se habían unido en gran medida a la coalición de la Vieja Derecha de EE.UU. contra ese tipo de Liberal, casi fascista, New Deal. Con la elección de Eisenhower y la muerte de Robert Taft, la coalición Vieja Derecha se desintegró. Buckley trajo a los conservadores pro-Estado en su Nueva Derecha, mientras que Murray Rothbard reunió a los aislacionistas (no intervencionista en política exterior) Libertarios en alianza con la Nueva Izquierda. El neoyorquino de Rothbard se convirtió en anarquista en 1950 y se definió en la posición del núcleo duro en consecuencia. Robert LeFevre llevó cabo lo mismo en el occidente de EE.UU.

P: Por desgracia, muchas personas asocian el Libertarismo con el Partido Libertario. Algunas personas incluso creen que fue la primera organización que definió el libertarismo. ¿Podrías aclarar esto?

SEK3 – En 1969, tanto el SDS como los Jóvenes Americanos por la Libertad se dividieron en sus respectivas convenciones. Los libertarios de “derecha” del YAF se unieron a los anarquistas de libre mercado del SDS en una histórica conferencia en Nueva York durante el fin de semana de el Día de Colón, organizado por Murray Rothbard y Karl Hess. En febrero de 1970, varios activistas que trabajaban por Robert LeFevre organizaron una conferencia aún más grande en Los Ángeles en la USC, que incluyó a Hess, al ex presidente del SDS Carl Oglesby, y a casi todos los grandes nombres del movimiento hasta ese momento. Yo asistí a las dos, así como antes a la Convención YAF en St. Louis.

Después de la conferencia de Los Ángeles, el campus Alianzas Libertarias surgió por todo el país. Yo personalmente organicé cinco en Wisconsin durante 1970 y una docena en el sur del estado de Nueva York (Nueva York y sus alrededores) durante 1971-73. La primera campaña “real” del Partido Libertario fue Fran Youngstein.

En ese momento, el Movimiento Libertario había crecido de simplemente “la sala de estar de Murray” (y de la Escuela Libre de LeFevre, más tarde Colegio Rampart) a miles de personas en 1970, decenas de miles en 1971, y cientos de miles (algunos en el extranjero, como en Gran Bretaña y Australia) en el año 1972. La tasa de crecimiento del Movimiento dependía del aumento de visibilidad del Partido.

P: ¿Es cierto que algunos activistas comenzaron  el Partido Libertario como una broma?

SEK3 – Ed Butler, director de Westwood Village Square en la década de los 1960s, se convirtió en un libertario en 1970. Junto con libertarios anti-políticos como Gabriel Aguilar (un Galambosian) y Chris Shaefer (LeFevrian), registraron el nombre de “Partido Libertario” en California para burlarse del proceso electoral un año antes en que David Nolan tuvo su fiesta de Navidad de 1971 donde anunció la creación del PL de verdad.

Por cierto, Murray Rothbard y otros muchos se negaron a tomar en serio el Partido de Nolan durante la campaña de Hospers-Nathan. Habría desaparecido sin dejar rastro si el Elector Presidencial de Nixon, Roger MacBride, no hubiera saltado la valla y hubiera votado a favor de Hospers en lugar de Nixon en el Colegio Electoral (que en realidad decide el presidente de los Estados Unidos). Walter Block, que era un candidato del PL bastante raro en la demarcación de Nueva York en 1972, se tomó su campaña con humor para la Asamblea del Estado mediante la exhibición de camisetas que pedían “Block para Desmontar“.

P: Cuando Francia estaba bajo ocupación era costumbre rapar las cabezas de las mujeres que colaboraron con los alemanes. ¿Qué ‘libertarios’, a excepción del PL, crees que deberían tener el mismo tratamiento?

SEK3 – En serio, me gusta tu metáfora de los libertarios como maquis, o resistencia. Sin embargo, hay dos grandes diferencias, y no me refiero a cómo tratamos a los enemigos. En primer lugar, no estamos viviendo como parásitos de la economía del enemigo, sino construyendo una mejor, “clandestina”; en segundo lugar, estamos autorizados por el Estado (fuerza de ocupación) para discutir y reclutar públicamente (al menos por ahora). Sospecho que, en última instancia, dejará de existir este derecho en el momento que nos tomen como una seria amenaza.

P: Algunas personas se vuelven libertarias después de leer las novelas de Ayn Rand; un libro de Rothbard o de Hainlein. ¿Cómo descubriste que eras libertario?

SEK3 – Heinlein en Moon is a Harsh Mistress me dio el concepto (“Anarquista Racional”). Cuando me enteré de que Bernardo de la Paz estaba basado en una persona real (Robert LeFevre), lo tomé en serio. Yo avanzaba a través del Derecho de Canadá y luego de EEUU a través de Frank Meyer (quien, hasta su muerte en 1970, intentó una síntesis de conservador y libertario, llamado “fusionismo”) y Ludwig von Mises (que se hacía llamar progresista de derechas hasta su muerte en 1973 a la edad de 92 años, yo lo conocí en sus últimos tres años). Ambos lideraron de diferentes maneras a Rothbard, pero él estaba siendo acusado ​​de ser pro-comunista en aquellos días de la Guerra de Vietnam por su aislacionismo militante. El paso final fue proporcionado por un anti-comunista de libre mercado anarquista llamado Dana Rohrabacher en la Convención de St. Louis del YAF. Él era un activista del campus carismático, radicalizado por Robert LeFevre quien le proporcionó los pequeños fondos para viajar por el país con su instrumento y sus canciones populares de escuela a escuela, convirtiendo temas del YAF en temas de Alianzas Libertarias y del SIL. Además, más tarde cayó en la política, pero no en el PL. El Libertario multimillonario Charles Koch lo apoyó en dos campañas primarias Republicanas fallidas, y después de que Rohrabacher lo pusiera como redactor de discursos de Ronald Reagan, tuvo como recompensa un asiento seguro en la Cámara de Representantes de EE.UU. desde el Condado de Orange. Él todavía está en la oficina hoy en día. Hay pocos temas en los que sigue siendo libertario, sin duda menos que, por ejemplo, Ron Paul tiene.

Pero en 1969-71, Dana Rohrabacher fue el activista libertario de mayor éxito y más querido, y, en mi opinión, no habría existido un Movimiento sin él. Y él era un buen amigo mío, hasta que cruzó la línea con su campaña para Presidente.

P: Por cierto, ¿qué piensas acerca de Ron Paul? Muchos Partiarcas enfrentados con los argumentos voluntaristas en contra de la política electoral apuntan a él y preguntan: “Mira a Ron, ¿de verdad crees que está destruyendo el Movimiento Libertario?” ¿Cómo responderías a esa pregunta?

SEK3 – Ron Paul, de muchas maneras pertenece a otra época. Su más cercano antepasado ideológico fue el congresista de Iowa H.R. Gross en los años 1960 y 1970, y el favorito de Rothbard, el congresista Howard Buffett de Nebraska en la década de 1950. Uno puede ir atrás hasta el Original el cual se separó de los republicanos de Thomas Jefferson a principios de 1800, John Randolph de Roanoke, Virginia. El 435-miembro de la Cámara de Representantes de EE.UU. parece ser capaz de tolerar alrededor de una en cualquier momento, tal vez como un bufón de la corte, o tal vez un ejemplo único de lo que la Cámara se supone que debe hacer en la teoría. Nótese que no hay nunca dos al mismo tiempo. Ten en cuenta también que tienen que operar dentro del oligopolio de dos partidos. Y, por último, ten en cuenta que Paul NO tuvo las agallas para unirse a la afro-americana izquierda-reformista demócrata Barbara Lee en el voto en contra de la resolución habilitante de la Cámara de EE.UU. permitiendo a Jorge III (Bush II) declarar una declaración de guerra (¿contra quién? ¿qué enemigo del Estado?), aunque ha sido un defensor más coherente de ambas libertades civiles y económicas después ese voto del que Lee tiene.

Finalmente, Paul es demasiado independiente para viajar incluso con el “Republican Liberty Caucus”, el último de cuatro intentos de construir un suave bloque de votantes conservadores en el Partido Republicano como una alternativa a terceros.

De la historia a la teoría…

P: Muchos Libertarios remontan el nacimiento del Movimiento Libertario durante las convenciones Young Americans for Freedom en St. Louis. Usted fue uno de los participantes, ¿podría decirme que pasó allí?

SEK3 – Los grandes temas de la década de 1960 para los jóvenes de América fueron la Guerra de Vietnam y el reclutamiento para ella, la legalización de las drogas y la libertad de protesta. Los libertarios estaban de acuerdo con la Nueva Izquierda (SDS, etc) en todas estas cuestiones, y los conservadores tradicionales (“trads”) que controlaban el YAF se opusieron. El primer presidente del YAF, Bob Schuchman, era un libertario, por esta razón se llamaron los Jóvenes Americanos por la Libertad y no, digamos, “Jóvenes Conservadores“, aunque la mayoría de los miembros se sentían identificados con William F. Buckley y National Review. Por lo tanto, muchos jóvenes libertarios fueron atraídos al YAF. A principios de 1969, los Trads iniciaron purgas contra otros derechistas, no sólo libertarios; objetivistas, racistas, nazis cercanos, Wallacites y Romanos Católicos Tradicionalistas radicales, los “Rad Trads“, fueron expulsados ​​de todos los lugares donde tuvieran el control. En la Costa Este y California, se trataba sobre todo tipo de temas libertarios y se presentaron en San Luis en la Convención Nacional para luchar por sus ideales. Los Trads dejaron su enfoque de “Conservadurismo con rostro Libertario” y sólo permitieron que unos 200 delegados Libertarios (de cerca de 1000 antes de las purgas, a lo mejor habrían sido 500 opositores libertarios o de otra índole de la Oficina Nacional). Algunos, como yo, habían sido seleccionados por el Presidente nacional David Keene como un seguidor leal, pero luego cambió de bando al ser abordado por Rohrabacher y Don Ernsberger de Pennsylvania del YAF (más tarde fundador de SIL) con las historias de lo que estaba pasando.

Jared Lobdell (sigue siendo un buen amigo mío) trató de forjar un compromiso sobre el tema clave (servicio militar). Sin embargo, durante el procedimiento que después su comité informó, un delegado anarquista Rothbardiano (uno de los muy pocos, menos de 20) enseñó lo que parecía ser una fotocopia de su cartilla militar.

La Oficina Nacional (con David A. Keene y Jim Farley liderando los votos) ganó con facilidad y los libertarios fueron purgados del YAF. Sin embargo, hubo variaciones de estado a estado. Por ejemplo, en Wisconsin (en el que estuve en ese entonces), estaba protegido en cierta medida de la purga por mi cercanía a Keene y Lobdell. Y Dana Rohrabacher llegó a Wisconsin para hacer campaña por David para el Senado Estatal (Keene perdió), pero en realidad revirtió el tema de Madison Wisconsin. Tres de nosotros nos quedamos solos y nos unimos con tres YIPpies a finales de 1969 para formar la Universidad  Alianza Libertaria de Wisconsin. Pero hubo docenas, si no centenares, de historias como ésta en las universidades de América del Norte. Cada universidad tenía una Alianza Libertaria (o SIL) por el otoño de 1970; durante los próximos cuatro años, hubo dos o más importantes Conferencias Libertarias por año en la Costa Este (Nueva York o Filadelfia) o Costa Oeste (Los Angeles), todo esto precediendo al Partido “libertario”.

P: En uno de los primeros números de Nuevas Notas Libertarias tuviste una discusión con David Nolan acerca de la moral detrás de la candidatura para el cargo, acusándolo de traicionar los ideales libertarios, pero unos meses más tarde te uniste al Partido Libre Libertario de Nueva York. ¿Fue un repentino cambio de opinión o lo que intentaste fue destruir al partido desde dentro?

SEK3 – En realidad, no fue a principios de nuestra publicación. Fue en la edición 17, en 1972, y expulsaron NLN del Laissez Faire Books, porque “me atreví” a comparar nuestro intercambio con el de Lysander Spooner y el senador Thomas Bayard en la década de 1870.

Ed Clark, el presidente fundador del PL de Nueva York (antes de que él se mudara a California) se convirtió al Partido Libre Libertario (que fue llamado así porque el Partido Liberal de New York amenazó con demandar al PL por confundir la papeleta electoral) de Jerry Klasman. Jerry me invitó a formar parte del Consejo Ejecutivo del FLP. Cuando le dije que no creía en el Partido y que trabajaría por su desaparición, dijo: “Eso está bien”. En 1973 fui reelegido con el mayor número de votos que tuvo un candidato, pero no pude llevar el resto de la pizarra del Radical Caucus a la oficina. (La segunda más cercana fue mi novia de entonces, y más tarde mi primera novia, Nona Aguilar.) En 1974 estuvimos, en alianza con reformistas en contra de la máquina de “Anarcocentristas” de Manhattan, a punto de ganar el control del FLP. Lo último que queríamos (en el RC) era tomar el poder político, por lo que yo y unos cuantos de los más duros (lo admito, algunos de mis compañeros fueron tentados de quedarse y conseguir poder) nos negamos a entrar en la sala de convenciones y votar. Nos sentamos afuera y vendimos revistas de NLN.

Básicamente, yo había expresado las contradicciones internas de la partidocracia. Yo simplemente exigí que el PL aplicara las mismas tácticas de descentralización y debilitamiento de la autoridad de su propia estructura, como deseaba hacer con el Estado. Rothbard y Gary Greenberg lideraron a los centralistas que argumentaban que el PL tenía que tener cuadros disciplinados y un mínimo de disputas internas (es decir, debate y disidencia). Por extraño que parezca, mi enfoque parecía más atractivo para los libertarios que la táctica de Leninoid.

Murray Rothbard, viendo el caos, no pudo controlar la frustración, me señaló a través de la puerta abierta de la sala de convenciones y dijo: “¿Es él la única persona que entiende lo que está pasando aquí?”

Antes de dejar el FLP habíamos conseguido ser Delegados de Estado para la Convención Nacional de Dallas, así que decidimos probar tácticas allí. Alié nuestros radicales delegados del Caucus con los delegados de Eric Scott Royce (a quien llamábamos el Caucus de la Reforma), en contra de la Máquina de Nolan. Pero Nolan ya había cedido el control a Ed Crane, quien ganó con facilidad. En ese momento, el Radical Caucus (menos los dos tránsfugas) salió del PL para siempre, y cogimos un buen número de reformistas, incluyendo Royce que ha escrito mis publicaciones hasta la fecha.

P: En 1971 co-presentaste la “Conferencia Libertaria de la Conspiración de Libertad de Columbia” durante la cual tuviste una discusión con Milton Friedman. ¿Cuál fue el motivo de la disputa?

SEK3 – Tío Miltie respondió a las preguntas, pero sólo las escritas. Así que escribí en una tarjeta: 1. ¿Tuviste algo que ver la retención del impuesto sobre la renta? 2. Si es así, ¿te arrepientes? 3. Si es así, ¿lo harías de nuevo?

Para mi sorpresa (y le doy crédito aquí), leyó la tarjeta y la contestó sin rodeos. Para el asombro del público (que al parecer pensó que eran conservadores, no libertarios radicales), Friedman respondió…

1. Sí, fue durante la Segunda Guerra Mundial, cuando se me ocurrió la idea, con el fin de recaudar dinero más rápidamente para el Estado, en nombre de la guerra. 2. No, no lo lamento, ya que la guerra estaba justificada. 3. Sí, por la misma razón, lo haría de nuevo.

Friedman perdió casi toda la audiencia después de eso, y el friedmanismo se rompió para siempre en el movimiento libertario de 1971. Ludwig von Mises y su alumno Murray Rothbard, y la Escuela Austriaca reinan indiscutiblemente hasta este día.

P: Desde esa conferencia muchos libertarios a menudo rechazan a la Escuela de Chicago y a la economía neoclásica como imposibles de conciliar con las ideas libertarias. Algunas personas relacionadas con ellos siguen siendo anarquistas (es decir, David Friedman o B. ​​Caplan). ¿No crees que estamos siendo un poco demasiado duros?

SEK3 – No. Rothbard demostró que los economistas de la Escuela de Chicago son simplemente expertos en eficiencia para el Estado. Los peores casos fueron los “Chicago Boys” de Chile, que sirvieron a Augusto Pinochet, y los israelíes que trabajaron para el sionista revisionista (es decir, fascista) Menachem Begin.

P: Cuando vivías en Nueva York en los años 70, ¿tuviste alguna ocasión de participar en discusiones de tarde en la casa del señor y señora Rothbard?

SEK3 – En efecto, y lo disfruté inmensamente. Aunque el Movimiento se había expandido ya fuera de la “Sala de estar de Murray Rothbard,” era aún el lugar más “in” para estar en Movimiento.

P: Como sabemos, la naturaleza de Rothbard era un poco ruda y dijo muchas cosas que provocaron una escisión en el Movimiento Libertario. ¿Cómo fue tu colaboración con él?

SEK3 – En realidad, rara vez Rothbard fue responsable de divisiones personales; él era muy afable. Su forma de hablar era, lo describí en NLN, como Woody Allen, pero con comprensión de economía. (Allen, por cierto, es un anarquista, aunque no de libre mercado). Originalmente, se negó a tomar el PL en serio, así que cuando lo hice, me basé en los ataques de principios de Lefevre en la política. Rothbard había escrito ensayos anti-políticos antes, así que me sorprendió que abrazara el PL durante la campaña de Fran Youngstein. Tal vez él pensó que era un nuevo método para atraer a jóvenes profesionales, especialmente profesionales femeninas atractivas como Fran y sus amigas. (Youngstein trabajó para IBM). En ese momento, nos separamos ideológicamente, aunque nunca llegó a ser tan personal como, por ejemplo, Rand y Branden, LeFevre y Sy Leon, o Galambos y Jay Snelson. Rothbard se opuso activamente al culto de la personalidad. Él continuó escribiendo para mí cuando se lo pedía, y nos reunimos en una alianza anti-Kochtopus en 1980 después de la desastrosa campaña de Clark. Yo lo apoyé, cuando Krane le retiró peso en el Instituto Cato a Murray, efectivamente purgándolo, y yo le ofrecí acciones en la revista New Libertarian. Y, como he mencionado antes, se convirtió en un asesor de la Fundación del Instituto Agorista en 1985.

Nos correspondimos mútuamente a través de las elecciones de 1990 (él había roto definitivamente con el PL en 1988, buscando una nuevo alianza paleoconservativa) y, de nuevo, después de mi divorcio en 1992 hasta su muerte en 1995.

P: Hay algunos que afirman que el fallecido Rothbard abandonó no sólo el movimiento libertario, sino la teoría libertaria en sí misma. ¿Podrías aclarar esto?

SEK3 – El Doctor Murray Newton Rothbard siempre dejaba a sí mismo el máximo grado tanto en la estrategia y la táctica, mientras que obedecía a lo que él llamaba “la plomada” del liberalismo ortodoxo. Es cierto que acabó su vida tratando de reconstruir la Alianza de Vieja Derecha de su juventud con los paleoconservadores y “paleolibertarios”, pero insistió en que no dio ninguna baja en sus principios libertarios. A partir de su aceptación de la anarquía en el año 1950 hasta su purga de National Review, en 1957, formó parte de la derecha. Sin embargo, lo purgaron por unirse a los frentes populares anti-nucleares en gran medida a cargo de la izquierda, y acusó a la “nueva derecha” de abandonar el antiimperialismo y la aceptación del Gran Gobierno como necesario para luchar contra el comunismo (el mal, porque era … Gran Gobierno ). Lo purgaron de los objetivistas, aunque él mismo era un ateo, por negarse a presionar a su esposa a renunciar a su cristianismo protestante.

Trabajó con entusiasmo para la Nueva Izquierda a través de los años 1960, dejándolo sólo cuando se hizo obvio que los anarquistas habían sido expulsados ​​del SDS y de todas las organizaciones importantes, dejando a las variantes del maoísmo y el estalinismo que luchaban por el control de grupúsculos cada vez más pequeños. A su juicio, él apoyó a un republicano progresista (por lo general un anatema tanto para los liberales y conservadores), Mark Hatfield, para presidente en 1972, hasta que Hatfield se retiró. A pesar de haber trabajado con los demócratas contra la guerra hasta entonces, terminó apoyando a Nixon sobre McGovern.

Se opuso el Partido Libertario, desde su fundación, pero principalmente por razones estratégicas: él consideraba el PL “prematuro” en esta etapa de la historia del Movimiento. Cuando lo hizo suyo, después de ver una popularidad superficial entre muchos de sus amigos activistas, trató de moldear a su concepto el Partido Libertario: cuadros altamente disciplinado en el modelo leninista. Ese modelo era atractivo y el 90% de los miembros de PL (y un porcentaje aún mayor de los que están fuera del Partido, por supuesto) y cuando su candidatura fue rechazada en 1988 (después de perder), se dio cuenta de Tom Fleming, la organización de los paleoconservadores, y tiró a su suerte con ellos, yendo tan lejos como para convertirse en el asesor económico de su candidato, Pat Buchanan, en 1992. Murió antes de las elecciones de 1996, y sin Rothbard, Buchanan abandonó el mercado para el proteccionismo rampante y seleccionó casi a una socialista (mujer y negra) como compañera de campaña.

P: En 1975 se decidió trasladar de Nueva York a California, un viaje de tres semanas. Hay leyendas que circulan sobre ese viaje. ¿Me puede decir algo al respecto?

SEK3 – Fui con Jack Kerouac, y fuimos de cualquier manera menos en línea recta. Cuatro de nosotros y nuestras pertenencias estaban metidas en un Toyota. Aunque no me gusta conducir, en el momento en que llegamos a Oregon (te dije que no era en línea recta), los otros estaban tan cansados ​​que todos estuvieron de acuerdo que condujera yo. Así que crucé todo Oregon, durante unas tres horas, y nunca más me pidieron volver a conducir.

Nos detuvimos en Louisville, Kentucky, para la primera Rivercon (una convención de ciencia ficción) y visitamos al libertario más conocido de ciencia ficción en ese entonces Richard E. Geis, en Portland, Oregon. Nos perdimos en el condado de Marin, durante su período más escamoso (mostrado en la novela y película, Serial, perfectamente) y conducimos toda la costa oeste de Los Angeles, donde Dana Rohrabacher nos buscó un apartamento.

Ninguno de nosotros pasaríamos por eso otra vez, pero todos lo recordamos como un Rito de Paso y, al menos para mí, el momento decisivo de dejar la mentalidad de los años 60 y, finalmente, entrar en ese período de tiempo amorfo a partir de 1975 hasta la caída del muro de Berlín en 1990.

P: Después de que llegaras a la costa oeste te trasladaste con un grupo de personas en la llamada Vila Anárquica. ¿Puedes explicar qué se esconde bajo ese nombre?

SEK3 – Diferentes personas tenían objetivos diferentes. En primer lugar, se trataba de una “fuente de trabajo” para poner a los Nuevos Libertarios semanalmente (sí, has oído bien, cada semana, a excepción de dos de 101 semanas), de diciembre de 1975 hasta enero de 1978. Había 10 apartamentos y una casa, y nosotros teníamos ocho de ellos y la casa estaba ocupada por libertarios. Dos conservadores escritores de ciencia ficción también vivieron allí, uno se mudó deliberadamente para estar con nosotros. Un viejo activista de Quaker SDS que se habían refugiado allí para escribir SF descubrió que se había mudado y se unió a nosotros.

Ninguna mujer tenía su propio apartamento, pero algunas nos visitaban mucho y unas pocas vivían con diferentes hombres, a veces de forma secuencial. Una en particular se abrió camino a través del 90% de nosotros antes de continuar.

Y hasta tuvimos un chico gay simbólico, aunque no supimos de él durante varios años (la mujer más promiscua, ya mencionada, lo marginó); fue el encargado del edificio y amigo de Dana Rohrabacher que en un principio nos dio el apartamento.

P: El libertarismo contemporáneo parece estar muy débilmente unido a la contra-cultura. Algo me dice que no siempre fue así …

SEK3 – Hmm. No estoy seguro de cómo responder a eso. Por lo que yo puedo decir, lo que queda de la contra-cultura es casi enteramente libertaria. La última “cultura alternativa” de los geeks del ciberespacio no es sólo libertaria, sino absolutamente agorista. La contracultura hippie tenía reconocidos principios libertarios (ver Jeff Riggenbach en Elogio de la decadencia) y activistas libertarios como Kerry Thornley, quizás el primer consciente de “la Izquierda Libertaria” (editor del Innovador Liberal), y hasta la derechista Dana Rohrabacher lo abrazó con mucho gusto. Ciencia-ficción fandom, otra gran cultura alternativa, ha pasado del irreconocido libertarismo (Heinlein, Anderson) para aceptarlo o criticarlo de manera explícita como demasiado dominante.

¿Quizás lo que implica el Movimiento Libertario actual no es totalmente contra-cultural y antes solía serlo? En realidad, se trata de la misma división entre los que en gran medida abrazan la cultura existente (como Rothbard, tan recto como te puedas imaginar) y los que abrazan las alternativas, aunque las ofertas alternativas se han ampliado considerablemente. En todo caso, yo diría que el rechazo a la cultura predominante es mayor que en la década de 1960, pero menos abierta. Chicos (y ahora chicas) entrajados que trabajan en una oficina corporativa, que vuelven a casa a fumar droga, chatean en línea con la subversión, asisten a sus convenciones “de vida alternativa” los fines de semana, y se giran las solapas de su traje para enseñar su pin de bandera negra clavado allí, son comunes. Esta actitud de “vivir de ambas maneras” aparece sin duda después de los años 60 y es muy común entre nuestros más jóvenes.

…y de la teoría a la práctica.

P: Durante los años 60 y 70 muchos libertarios cooperaron con grupos de izquierda radical, Karl Hess era un miembro de los Panteras Negras y de Los Estudiantes por una Sociedad Democrática; Rothbard colaboró con M. Bookchin en el club Anarquista Izquierda-Derecha de Nueva York. Los contactos entre estas personas se rompieron muy rápido, ¿por qué?

SEK3 – Casos muy diferentes. Rothbard y Bookchin se separaron por la rivalidad por los nuevos reclutas jóvenes, pero lo enfatizaron en las diferencias ideológicas. Los Panteras Negras y SDS, básicamente, se separaron dejando a Hess detrás, pero Karl continuó trabajando con la izquierda poco después de los convenios de 1969 y estuvo afiliado con el Instituto de Estudios Políticos (IPS) hasta su muerte. Sin embargo, a finales de 1980 reactivó sus contactos libertarios, y lo invitamos en 1985 a formar parte del Consejo Fundador de Directores del Instituto Agorist (junto con Rothbard, LeFevre, Doug Casey, Pugsley John y Robert Kephart). Más tarde, se convirtió en lo suficientemente conservador (por desgracia) durante una temporada para trabajar como editor del periódico de circulación nacional por el Partido Libertario, que sólo dejó cuando estuvo demasiado enfermo para continuar.

P: Las personas que se describen como libertarios a menudo no quieren ser asociados con la izquierda. Los izquierdistas miran a los Libertarios con reticencia. ¿De dónde sacaste la idea de llamar a tu organización Movimiento de Izquierda Libertaria?

SEK3 – Rothbard decidió que nosotros (el original Radical Caucus del PL, que dejó el PL como la Nueva Alianza Libertaria y, a continuación, rápidamente pasó a la clandestinidad para construir la Contra-Economía) éramos, utilizando la terminología marxista, los aventureros ultraizquierdistas y Sectarios de Izquierda. Algunos de los que se mantuvieron cerca de él me llamaron el Trotsky del Movimiento. Por lo tanto, fue natural para nosotros referirnos como la Izquierda Libertaria, en ese contexto.

En segundo lugar, estábamos interesados ​​en la continuación de la alianza de Rothbard de 1960-69 con los anti-nucleares, y luego contra la guerra de la Nueva Izquierda, así que cuando decidimos proyectar una presencia nuestra de nuevo, tuvo sentido utilizar una etiqueta que atrajera a los otros.

En tercer lugar, no queríamos que los miembros del NLA que estaban construyendo con éxito empresas contra-económicas se sintieran obligados a volver a la lucha contra el activismo político, por lo que dejamos claro que era un grupo diferente que estaba dispuesto a trabajando con los no-agoristas.

Por último, había estado leyendo durante años la política de Europa, Australia y Asia, y en 1978, yo estaba fascinado con un grupo en Francia.

Recordemos que en Francia luego hubo dos grandes alianzas parlamentarias, y, a diferencia de las coaliciones políticas Americanas, éstas eran altamente ideológicas. Pero en la Unión de la Izquierda Y la alianza de centro-derecha, había miembros del partido dominante de Francia conocido como los Radicales. Ellos tenían una posición en gran parte a favor del libre mercado en economía, aunque en ninguna coalición el viejo laissez-faire liberal fue la posición dominante. El Partido Radical adecuadamente permaneció aliado con los Gaullistas y los Republicanos Independientes de Giscard d’Estaing, pero allí los “de izquierda” se habían separado y se habían unido a la Unión de Gauche como “El Movimiento de los Radicales de Izquierda” (traducción literal del Mouvement des radicaux de gauche, o MRG). Me gustó como sonaban y la implicación de esto así que, con una ligera inclinación a la gramática Inglesa, nuestro nuevo grupo activista, para unir fuerzas con la “vieja” Nueva Izquierda para luchar contra la inminente guerra en América Central, se convirtió en el Movimiento de Izquierda Libertaria o MLL.

P: ¿Cuáles son las principales diferencias entre el libertarismo-de-izquieda/agorismo y el anarco-capitalismo?

SEK3 – Hay varias maneras de ver esto, desde un punto de vista teórico, desde un punto de vista estratégico, con la jerga de la izquierda, con la terminología correcta, etc… pero es una buena pregunta.

En teoría, los que se hacen llamar anarco-capitalistas (creo que Jarret Wollstein, en su defección de objetivismo, acuñó el nuevo término a principios de 1968) no difieren drásticamente de los agoristas; ambos dicen querer la anarquía (sin Estado, y más o menos de acuerdo en la definición de Estado como monopolio de la coacción legitimada, tomado de Rand y reforzada por Rothbard). Sin embargo, en el momento en que se aplica la ideología en el mundo real (como los Marxoides dicen, “el capitalismo realmente existente“) diferimos en varios puntos inmediatamente.

En primer lugar, los agoristas destacamaos al Emprendedor, vemos a los capitalistas no-estatistas (en el sentido de los titulares de capital, no necesariamente ideológicamente conscientes) como relativamente neutrales pero no-innovadores y a los capitalistas pro-estatistas como el mal principal de la política. Por lo tanto nuestro punto de vista es favorable a los fans de la “teoría de la conspiración”, incluso cuando pensamos que estamos inducidos a error o confusión. En cuanto a los obreros y campesinos, los vemos como una reliquia vergonzosa de una época anterior y esperamos con interés el día en que desaparezcan por falta de demanda en el mercado (de ahí mi frase, deliberadamente ajustar los Marxoids, “la liquidación del Proletariado”). Se puede resumir en la vulgar frase, “Si el Estado hubiera sido abolido hace un siglo, todos tendríamos robots y casas de veraneo en el cinturón de Asteroides”.

Los “anarco-capitalistas” tienden a confundir al Innovador (Emprendedor) con el capitalista, al igual que los Marxoides y colectivistas más rudos hacen. (Es interesante ver que la victoria gradual de la Economía Austriaca, especialmente en Europa, ha llevado a algunos Nuevos Izquierdistas, al menos, a ver nuestro serio reclamo de que el capitalista y el emprendedor son clases muy diferentes que requieren análisis diferentes, y tratan de lidiar con el problema [desde su punto de vista] que se crea para ellos.)

Los agoristas son rothbardianos estrictos, y, yo diría en este caso, aún más rothbardianos que Rothbard, que aún tenía algo de confusión en su pensamiento. Pero él era Miseano, y Mises hizo la distinción original entre los innovadores y los titulares del capital (es decir, titulares de hipotecas, financieros, herederos sin valor, propietarios, etc.). Dado que el mercado, en gran medida, se está pasando a la ‘red’, el mercado cada vez es más emprendedor, dejando el ladrillo “capitalista” detrás.

Pero se trata de la actual política y de la actual defensa donde los Agoristas difieren más fuertemente de los “anarco-capitalistas”. Los ancaps en general (y tienen un montón de variaciones individuales) creen en la participación con los actuales partidos políticos (libertario, republicano, demócrata y socialista, incluso, como el canadiense NDP), y, en el caso extremo, incluso apoyan al Pentágono y a la Defensa de los EE.UU. para luchar contra el comunismo (me pregunto ¿cuál es su excusa ahora?) hasta que de alguna manera lleguemos a la abolición del Estado. Los Agoristas, como tú has dicho, son revolucionarios; no vemos el triunfo del mercado sin el colapso del Estado y de su casta gobernante, y, como señalé en el Manifiesto NeoLibertario, históricamente, ellos no lo harán sin desatar una violencia sin sentido hacia los pacíficos revolucionarios que luego ellos mismos defienden.

P: El manifiesto del MLL fue el “Manifiesto NeoLibertario”. ¿Qué tipo de reacción recibió?

SEK3 – Estrictamente hablando, NLM fue un manifiesto de la Nueva Alianza Libertaria, no sólo de MLL. Se suponía que se publicaría en 1975. Pero en el momento que la primera edición salió, MLL se había organizado, entonces lo incluimos para mencionarlo y anunciarlo.

NLM tuvo una reacción increíble. La tirada inicial de 1.000 copias se acabó, y Victor Koman se comprometió a imprimir un versión “deluxe”, con tapa negra en letras de oro. La segunda tirada, de 1.500 copias, ya está acabada a excepción de unos 10 ejemplares en mi poder y de Víctor. Este libro duro, purista, densamente compuesto para ahorrar dinero (en realidad es un libro pequeño, pero se utilizó letra reducida para ahorrar costos de impresión), dirigido sólo a esos activistas libertarios que ya estaban inmersos ideológicamente y por lo tanto eran un mercado muy limitado, se convirtió en un best-seller clandestino. Nunca se ha registró en la Biblioteca del Congreso y ni siquiera se mencionó. Laissez-Faire Books se negó a venderlo. Sólo las librerías extranjeras libertarias como una de Toronto y, por supuesto, la  Librería Alternativa de Chris Tame en Londres lo venden. Sólo Laissez Faire y el Freedom Forum Books de San Francisco lo venderían bajo la mesa.

Murray Rothbard de inmediato aceptó escribir una respuesta crítica a la misma, y Robert LeFevre escribió una gran respuesta elogiosa. Vi que el ahora desconocido Erwin “Sucio Pierre” Strauss lo ha criticado como no lo suficientemente radical y lo ha puesto junto con mis refutaciones, en una nueva revista, La Estrategia de la Alianza Nueva Libertaria #1 (SNLA1 para abreviar). Se agotó también. Todavía tenemos unas cuantas copias de SNLA #2 que nos quedan, pero SNLA fue absorbida por la Trimestral Agorista en 1995.

P: En ese texto sugieres que la Contra-Economía es la única manera de estar conforme con el libertarismo y de la misma manera una forma eficaz de luchar contra el gobierno. ¿Puedes hablar un poco más al respecto?

SEK3 – La Contra-Economía, en el sentido de la construcción activa y aceleramiento de lo que más tarde se llamó “infraestructura” de la Contra-Economía, es la única estrategia garantizada para lograr una Sociedad Libertaria. A medida que el mercado pasa por debajo del control del Estado, la sociedad libre crece en consecuencia. En un momento determinado, gran parte del mercado estará libre del Estado, y quiero decir completamente libre, sin sometimiento a ninguna forma de control del Estado, incluyendo sus procedimientos judiciales y que históricamente ha sido la entidad social parasitaria de mayor éxito, finalmente morirá de desnutrición. Por supuesto, esto pasará con violencia desproporcionada por intentar salvarse a sí mismo en las etapas finales, como todos los Estados a punto de ser destruidos hacen, pero junto con las auto-defensas exitosas de los Agoristas será la revolución final.

P: 20 años han transcurrido desde la publicación de “NLM” ¿crees que, desde entonces, estamos más cerca o más a punto de conseguir los objetivos?

SEK3 – La Contra-Economía crece, el mercado blanco estatista choca y se ahoga en su propia regulación disfuncional y la creatividad en evadir impuestos sube, en todo el Occidente. En el Oriente, la izquierda derribó el Estado Soviético, no importa las absurdas afirmaciones de crédito que los neoconservadores de Reagan hacen. Es decir, con una comprensión limitada, el mismo pueblo derribó la peor tiranía conocida por el hombre a través  de agorismo casi inconscientemente. Pero la conciencia del proceso va en aumento. La única arma que el Estado aún tiene todavía a su favor es que la mayoría de las personas que participan en la Contra-Economía se sienten culpables por ello, como si estuvieran haciendo algo mal, y que los gángsters bandoleros institucionales son moralmente superiores. Esto es lo que Ayn Rand entendió brillante y llamó como Sanción de la Víctima. La tarea de los activistas libertarios, mientras que aún sea posible hablar libremente, es demostrar de manera convincente a las masas, especialmente a las masas jóvenes emprendedoras de la economía global unidas por el paraíso anarquista de libre mercado conocido como Internet, que la resistencia y la desobediencia en la actividad económica es la acción humana MÁS JUSTA posible. No sólo en Interent, sino en artes, novelas de ciencia ficción y ahora películas, teatro, y nuevas formas emergentes de tecnología de ordenadores que tienen en su casa con interfaces fácilmente comprensibles.

P: Últimamente muchos libertarios sigue una nueva estrategia promovida por la Fundación Nación Libre. Ellos quieren construir una nación libertaria desde la base. Los Ciberpunks tienen su esperanza en Internet y la criptografía. ¿Qué piensa usted acerca de estos métodos para lograr la libertad?

SEK3 – Los Ciberpunks proporcionan una herramienta/arma útil para la contra-economía, pero hay mucho más en una Economía que eso. Ningún avance hacia la Libertad por si solo alcanzará el Agora Anarquista, pero no debe ser eliminado o menospreciado, tampoco. Kent Hastings ha señalado el valor de la nanotecnología, la propagación del espectro de radio, y pequeños vehículos no tripulados, que vuelan (no recuerdo el término para ellos), combinados con la privacidad de la red para ampliar la infraestructura Contra-Económica de manera espectacular.

No tengo nada en contra de los activistas de “país libre”, pero creo que son sólo la creación de un blanco fácil para el Estado para utilizar su tradicional armamento de destrucción masiva. Se basan en el Estado, que tiene un cierto nivel de restricción moral en todos sus planes para defenderse, y yo creo que están equivocados. No tiene ninguno. Con mucho gusto sacrificarían unos cuantos millones de sus súbditos para aplastar a un faro visible de una sociedad libre funcional, permitiendo un poco de mala prensa. Yo llamo a estos intentos de construir países libres en el entorno estatista de hoy, Anarco-Sionismo, “La Búsqueda de la prometida Gulch“.

P: Como activista desde hace mucho tiempo estoy seguro de que sigues la acción de la generación más joven de radicales. ¿Cree usted que existe la posibilidad de que el pensamiento libertario llegue a los manifestantes en Seattle o Praga?

Yo escuché, más que predicar, a los anarquistas anti-globalistas en Los Angeles (después de Seattle, Washington, Praga, etc) en el año 2000 pero ellos, como el Bloque Negro, tenían su corazón en el lugar correcto. Ellos estaban siendo utilizados por la Vieja Izquierda apparatchiki a través de la hiper-feminización y otros temas de culpa. Cuando el ex anarquista,Jello Biafra (del viejo grupo de punk, Dead Kennedys) pidió el apoyo de Ralph Nader como presidente, empecé una llamada de Nadie para Presidente y fue de inmediato y con entusiasmo que se unieron los chicos del Bloque Negro. Ellos tuvieron menos problemas para comprender la contradicción de un anarquista apoyando a un candidato presidencial que los partiarcas “libertarios”.

 

3 Comentarios

Dejar una respuesta