El papel del Estado en la educación

feb 3rd, 2012 | Por | Categoría: Artículos
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, media: 4,00 de 5)
Loading ... Loading ...

Sir Ken Robinson es un educador británico que en el 2006 pronunció una ya famosa conferencia en el TED. La conferencia, titulada, ¿Las escuelas matan la creatividad?, es una magistral lección acerca de la actual educación que hay en este mundo. Robinson nos explica, a modo de ejemplos, cómo las escuelas pueden matar la creatividad de los alumnos. Lo hace, además, con un interesante toque de humor. Al final de esta entrada os pondremos el vídeo de la conferencia. Es un must see.

Cuando la educación es obligatoria se convierte en coercitiva. Normalmente la educación pasa a manos del Estado y luego explicaremos la razón y qué problemas conlleva esto. Obligar a alguien a estudiar es simple coacción hacia el individuo en cuestión, pues se usa la fuerza o la amenaza de ésta para que realice dicha acción. Obligar, vía la coacción, a un niño a estarse 6 horas, como mínimo, diarias en una aula es un acto de secuestro inadmisible.

La educación pasa a manos del Estado porque es éste, en última instancia, quien quiere controlar qué se enseña a la población. Quiere tener bien delimitado lo que pueden aprender y lo que no. Es, por decirlo claro, un acto de manipulación educativa. Es también el Estado quién dicta las pruebas de acceso mínimas a estudios superiores (sean éstos privados o no). Ellos imponen, arbitrariamente, las materias a estudiar por parte del alumnado. Nos dicen, por ejemplo, que tenemos que estudiar a Platón, Aristóteles y demás filósofos. No estoy necesariamente en contra de estos filósofos. Lo que quiero dejar claro es, ¿por qué estos y no otros? ¿Por qué no se enseña a Murray Rothbard o a Hans-Hermann Hoppe en las escuelas? Simplemente porque al Estado no le interesa estos autores.

El secuestro del individuo por parte del Estado se hace evidente cuando queda demostrado que se obliga a los niños a estudiar, durante 6 horas al día, las materias y los autores que el Estado escoge. Tal vez ese individuo utilizaría mucho mejor esas 6 horas al día haciendo otras cosas. Seguramente si el Estado no raptara a los alumnos durante este tiempo, ellos lo utilizarían en su beneficio, lo que les permitiría, seguramente, ser grandes profesionales y emprendedores en el futuro en aquello en lo que son realmente buenos. Esto les haría tener mucha mayor creatividad.

La educación debería ser libre. Y cuando decimos libre, nos referimos 1) que no sea obligatoria y 2) mucho menos a costa de los contribuyentes. En una sociedad libertaria consecuente, la educación estaría mucho más extendida y sería mucho más específica e importante. Al no existir la falsa propiedad intelectual, no habría que pagar por los mal llamados derechos de autor.

Actualmente, en este era de la información en la que vivimos, cualquier persona puede aprender acerca de cualquier tema con solo un ordenador y una conexión a Internet. Seguramente aprenderá mucho más rápido, mejor, voluntariamente y a su ritmo, que si lo hiciera obligado por el Estado a que le enseñara un funcionario (profesor).

Por una educación libre.

Share

Temas: , ,

6 Comentarios a “El papel del Estado en la educación”

  1. avatar BlindSmile dice:

    Una de las cosas esenciales para que el Estado pueda mantenerse es conseguir que su coacción sea aceptada como legítima por sus ciudadanos. ¿Cómo se consigue? Con el adoctrinamiento. Que mejor manera que coger a pobres niños indefensos todavía incapaces de valerse por sí mismos y de analizar en el entorno en el que se encuentran para incularles ideologías.

  2. [...] Estado es quien decide qué debe estudiar una persona -y, además, le obliga a hacerlo. Tiene, pues, bien controlado lo que una persona aprende a lo [...]

  3. [...] precisamente, la tiene el mayor criminal de todos los tiempos: el Estado. El Estado, mediante su educación manipulada obligatoria, y su poder coercitivo que ejerce sobre los ciudadanos, ha lanzado el mensaje que la anarquía es [...]

  4. [...] El Estado es quien decide qué debe estudiar una persona -y, además, le obliga a hacerlo. Tiene, pues, bien controlado lo que una persona aprende a lo largo de su vida y esto lo consigue mediante educación obligatoria. Apoyan la educación obligatoria y gratuita (que en realidad no lo es, se paga con el dinero previamente robado a los contribuyentes) y dicen que es por nuestro bien. En realidad, al Estado le interesa tener a la población alfabetizada; así nos pueden manipular mejor mediante su educación (ya que así somos capaces de leer los libros que a ellos les interesa). Nos obligan, arbitrariamente, a leer ciertos autores que ellos creen convenientes. Pero, ¿por qué éstos y no otros? [...]

  5. avatar josca padron dice:

    muy de acuerdo con ustedes……….siganse defendiendo …porque si no lo haces tu. nadie lo v a hacer por ti….cuidense bay..

Deja un Comentario