Crónica del 8N (y contexto)

Crónica del 8N (y contexto)

1490
3
Compartir
8N Argentina

Artículo de Nicolás Morás.

8N ArgentinaEs 9 de Noviembre de 2012, apenas despierto después del descanso que merecí después de la larga jornada de ayer.

Este noviembre es el noveno noviembre kirchnerista, y para los que están en el extranjero cabe destacar que desde año 2003 en que Néstor Kirchner ganó la presidencia por retirada de su oponente el ex-presidente peronista “”liberal”” Carlos Menem, en ballotage y durante plena crisis económica y (esperanzadora) desconfianza popular a la política el Frente para la Victoria ganó 4 elecciones de 5.

Esta peculiar mezcla de retórica de centro izquierda con peronismo (nacionalismo personalista) supo reinventar a varias figuras del menemismo (empezando por Kirchner, el vice-presidente Bodou, el cobrador de impuestos en jefe Etchegaray, etc…) y satisfacer y refundar a la burguesía industrial nacional a la vez de conformar a la mayoría trabajadora brindando cierta estabilidad salarial e incentivando el consumo en un ciclo keynesiano de manual.

Épocas de amistad estatista, Néstor y Magnetto

En 2008 los intereses planificadores se cruzaron con los de los productores agropecuarios con el intento de subir las retenciones impositivas a la exporación de Soja (resolución 125) y el estrenado mandato de Cristina sufrió su primer revés ante un lock-out masivo, la “traición” política del vice-presidente Cobos y la conversión del grupo de medios Clarín de oficialista a opositor extremo en cuestión de meses.

No se puede entender lo sucedido ayer si se evita la pugna entre Clarín y el gobierno.

Clarín es un oligopolio privilegiado por el monopolio estatal de papel (a través de la empresa Papel Prensa que la dictadura militar robó al empresario David Gravier), las licencias de innumerables canales de televisión y emisoras de radio y durante los albores de la Era K enormes cantidades de dinero en pauta propagandística.

Pero también es una asociación de capitalistas de todas las áreas económicas, y el sexagenario CEO Héctor Magnetto es (o fué) EL referente silencioso del corporativismo rioplatense que puso y depuso ministros e incluso acabó con el gobierno de Alfonsín valiéndose de “información” que como todo libertario sabe, es un recurso enagenable a cualquier interés.

Ojo por ojo diente por diente, Clarín sufrió la embestida al campo y ejecutó la bajada de linea crítica respecto al gobierno que favoreció la derrota en las parlamentarias de 2009.

Al instante la estrategia estatal respondió con la Nueva Ley de Medios Audiovisuales, anti-monopólica que curiosamente debería haberse aplicado en 2010 pero se pospuso tres veces -más curiosamente aún, pudiendo el poder ejecutivo aplicarla a piaccere- y ahora la supuesta fecha de ejecución es el 7 de Diciembre, día en que la Corte Suprema dictamina su status.

En estos 4 años el discurso de ambos bandos se radicalizó, los ks invirtierón cerca de una decena de miles de millones de dólares en un aparato integral de propaganda, el más costoso de la historia argentina y latinoamericana que incluye medios privados, nuevos canales estatales, producciones no redituables, cadena nacional (uso de espacio en canales privados) y pan y circo.

En paralelo Clarín se convirtió en un boletín apocalíptico y los periodistas de derecha se aglutinaron en sus filas con un discurso superficial cada vez menos creíble y que da más importancia al “consenso republicano” y las carteras de Cristina que a la represión en formosa o la mismísima inflación del 30 %. Ciertamente hay una enorme ventaja para el gobierno, que justifica su epopeya mediática, fortalece su monopolio de la política partidaria y mantiene el enardecido debate social lejos de las cuestiones de fondo y mientras tanto el Grupo subsiste y fomenta todas las incompetentes iniciativas opositoras.

Pero llegó un Septiembre donde la gente canalizó su malestar (debido al estatismo extremo, por supuesto) con la paupérrima retórica conservadora del Grupo Clarín y salió a las calles. Y como los paladines del gobierno, la juventud La Cámpora, el grupo de “intelectuales” Carta Abierta y el programa televisivo 678 mostraron cierto impacto y preocupación ante este hecho se redobló la apuesta con el 8 N, felizmente promocionado por el canal de noticias TN, los telediarios de Canal 13, Radio Mitre y 200 canales y radios más, Clarín y hasta los actores de telenovelas producidas por socios de Artear – Canal 13.

En septiembre las consignas eran divergentes e incluso incongruentes. “Vuelvan los militares” “No a la Reforma Constitucional” (que no se sabe cuál es, porque la instauró el periodista Morales Solá en su programa en Clarín pero no fué mencionada por ningún miembro del gobierno anteriormente), “Menos gobierno, más estado” “No al cepo cambiario” “Basta de Inseguridad”…

Pero el rol de las redes sociales y (disociación con la realidad) la fachada “espontánea” del prometedor 8n se profundizaron e incluso se atisbó un rechazó general a la participación de diputados opositores.

Un acuerdo sensato entre todos es que la oposición parlamentaria no es tal, son temerosos lacayos del kirchnerismo o socios discretos, pero lo que se dice opositores… no.

Entonces no faltaron los que dijeron para bien o para mal que la movilización era “liberal”.

Cómo detesto la manipulación ignorante de este término…

Al caso, un diario de mediana circulación (Tiempo Argentino) llegó a asegurar que unos cuantos blogeros y empleados de fundaciones conservadoras organizaban la convocación… y pre-visualizando

un pajar donde buscar agujas, individuos con sentido crítico o tendencias radicales rescatables

me aventuré a la manifestación en San Carlos de Bariloche junto a dos compañeros.

Me topén con una estampida de ancianos y algunos pocos jóvenes “cacerolando” por más estado y menos gobierno , evidencia de que no tienen la más mínima idea de la causa de sus (nuestras) desgracias y mantendrán el ciclo espiralado del liberticidio.

Repartimos carteles simples pero radicales, discutimos con los pocos que se prestaron a hacerlo, logramos el interés de unas muchachas socialistas y la aceptación total del “tercerposicionismo” anti-k y anti-clarín por algunos

(Lanata es el conductor estrella de Canal 13 y referente de la oposición superficial).

Ante mi interrogante sobre si habrá una futura marcha nadie respondió con exactitud aunque en coro insistieron con que “Lo que sea con tal de que se vaya la puta de cristina”.

Luego de la marcha propiamente dicha me ví ante una multitud cantando el himno nazional y agitando banderas, pancartas donde se transcribe la banalidad de las premisas “opositoras”…

Mis expectativas pesimistas se validaron

. y lo que me exasperó, un imbécil gritando “El Kirchnerismo es Anarquía”.

Sucursal del evento porteño, que fué idéntico, más poblado y por supuesto, cuyo único y decadente objetivo se concretó:

Que la Reina Cristina escuche a los plebeyos golpear cacerolas en la puerta del palacio.

A todo esto, con mi desprecio natural al colectivismo cavernoso y particularmente a la estupidez humana como superación colectivista decidí enfrentarme en sentido literal a la horda de robots con el soporte de los aplausos de mi querida amiga Laura detrás y la huída irónica de V.

El final de esta crónica queda librado a su imaginación.

La libertad no pasa por donde no la buscan.

Salud y Libertad.

3 Comentarios

  1. Ánimo libertario. Y no pierdas tu valioso tiempo en ese tipo de manifestaciones colectivistas, pues es esclavizarte a la estupidez. Yo soy de España y desde el principio repudié el movimiento 15-M y sinceramente con las cosas que he visto es lo mejor que se me pudo ocurrir.

  2. Excelente el relato, creo que retrata lo que paso en todo el pais
    , lamento que al final lo hayas sufrido
    pero por lo que contaste en tu facebook
    esa Laura lo hizo valer
    jaja
    un abrazo !

Dejar una respuesta