Construyendo un nuevo movimiento Libertario

Construyendo un nuevo movimiento Libertario

1882
2
Compartir

A continuación vamos a reproducir un artículo de Wally Conger, escrito conjuntamente con Samuel Edward Konkin III, que apareció bajo el título de “¡Destruyendo al Estado por Diversión y Beneficio!” en el Left Libertarian (Vol. 5, No. 1), May Day 2001. La traducción la hemos hecho nosotros.

Ciertamente, los vinculados al denominado “Partido Libertario” (Libertarian Party), esa absurda contradicción de la derecha comprometida con la abolición de la ley por parte Estado pero aceptando la ley por un partido político (es decir, la partitarquía), insistiránen que el libertarismo no puede ser nunca de izquierda. Del mismo modo, la clase parasitaria del Estado de burócratas, políticos, planificadores sociales, psiquiatras, profesores universitarios, historiadores de la corte, hombres de negocios subsidiados, líderes privilegiados de mano de obra, y los asesinos militares de comunicación que se auto-proclaman de izquierda insistirán en que la izquierda es socialista, nunca libertaria.

Nosotros, los Libertarios de Izquierda decimos, “Maldecimos ambas casas!” (N. del T.: “A pox on both their houses” expresión en inglés para maldecir ambos argumentos)

El Movimiento de la Izquierda Libertaria es de Izquierda tanto por fuera como por dentro. Queremos abolir el Estado. Somos intransigentes agoristas – que utilizamos sólo el comercio pacífico y las interacciones voluntarias para alcanzar nuestras metas. Luchamos por la radicalización del Movimiento Libertario actual, muchos de los cuales están podridos por la corrupción, el compromiso, el conservadurismo, la cooptación y la cobardía. Exponemos sin piedad las propuestas fraudulentas por parte del Partido Libertario para elegir  políticos que acaben con la política, nombrar a burócratas para abolir la burocracia, y gobernar para abolir el gobierno. Luchamos con uñas y dientes contra los que tratan de monopolizar un mercado libre, crear un orden en una anarquía, y debilitar nuestras acciones con pseudo-acciones políticas. Estas acciones nos pone, en la mayoría de los diccionarios políticos, a la izquierda. Dado que se trata explícitamente de anarquía, esto nos sitúa en la extrema izquierda.

“Izquierda”, desde los comienzos de la política, ha significado “en contra de lo establecido”. Su significado básico es oposición. Y puesto que es la oposición en un contexto político (originalmente quienes se opusieron al gobierno de la mayoría en la asamblea francesa después de la Revolución), significa oposición, por lo menos, al actual gobierno y lo establecido, y en la mayoría de casos, a la oposición del Estado en si mismo. Los anarquistas, ya sean colectivistas o individualistas, comunistas o agoristas (a favor del libre mercado), siempre han permanecido en la izquierda de los otros.

Resumiendo los movimientos y del sub-movimientos de la historia, lo que le sucedió a la izquierda es que (mayormente) abandonó la idea de que la propiedad era un baluarte contra lo establecido (en el siglo XVII y XVIII, la aristocracia terrateniente en gran medida) y una base para la libertad. En lugar de defender la propiedad de los pobres y marginados, la izquierda volvió a atacar a la “propiedad” de los ricos como el fundamento de su opresión.

Pero en el siglo XIX, hubo mucha confusión y debate sobre la definición adecuada de la propiedad y de sus orígenes morales (e inmorales). El segundo movimiento que dividió a la izquierda era que los liberales primero y luego los socialistas (por lo general socialdemócratas) se convirtieron en los Establecido ellos mismos!

Los socialistas estaban divididos en cuanto a si debían participar en partidos políticos en las elecciones. La mayoría lo rechazó, en general, como contrarrevolucionario, o como una pérdida de tiempo en el mejor de los casos. Pero con el Satus Quo recompensando y reforzando lo que se consideraba una conducta política civilizada, la minoría se convirtió en mayoría… y cada vez más “moderada” o centrista… y estatista. Los que se consideraban a sí mismos socialistas pero rechazaban si volverse moderados socialistas en beneficio de la burguesía, o unirse a las Dictaduras de Trabajadores que reprimió a la oposición y tomó parte en las guerras capitalistas, fueron expulsados ​​a los márgenes de la izquierda o fuera de ella en su totalidad por la década de 1920 – a pesar de que eran los originales.

En la década de 1930, lo que originalmente fue llamado “liberalismo” se volvió tan alejado del estatismo, que había usurpado la etiqueta que formó una coalición con los restos del conservadurismo estadounidense en contra el New Deal de Franklin Delano Roosevelt. Esto se convirtió en la “Vieja Derecha” de la década de 1940: individualista, anti-imperialista (“aislacionista”), y contra la guerra. Pero incluso esta posición fue entregada en 1950 por esos Viejos Derechistas jóvenes que se convirtieron en  Nuevos Guerreros Fríos de Derecha como William F. Buckley, Jr.. Cuando la Derecha de EE.UU. abrazó el internacionalismo (imperialismo), la facción Libertaria se aferró a su aislacionismo y encontró…

… una nueva izquierda surgiendo en 1960. Aunque gran parte de su vocabulario se formó a través de la “Vieja Izquierda” (Old Left) con guerras ideológicas en la década de 1930, la Nueva Izquierda rechazó el totalitarismo del comunismo de Estado y el estatismo suave de los gobiernos socialdemócratas parlamentarios. En los EE.UU., la Nueva Izquierda conscientemente escuchó a las tradiciones de la descentralización y control de la comunidad, así como los movimientos anti-imperialistas que se remontaban a 1898, en completa oposición a los herederos de establecimiento del New Deal. Los restos de la “Vieja Izqueirda” fueron lanzados centrífugamente por la atracción seductora de la Izquierda Estatista.

Esto hizo que la Nueva Izquierda en 1965 fuera favorable a una alianza con los libertarios. En efecto, la Nueva Izquierda y el Movimiento Libertario incipiente alcanzó el uno al otro para luchar contra el enemigo común: las empresas del Imperial Leviathan. Fundador del Movimiento Libertario, Murray N. Rothbard negoció los votos con los maoístas en las convenciones del New York Peace & Freedom Party. Rothbard y el historiador Leonard Liggio comenzaron Left and Right: A Journal of Libertarian Thought para ayudar a forjar una alianza libertaria con la Nueva Izquierda. Carl Oglesby, presidente en 1965 de Estudiantes por una Sociedad Democrática (SDS), escribió un análisis del imperio de los EEUU, Containment and Change, en la que su receta para derrotar al Imperio llamaba explícitamente a una coalición con la Libertaria “Vieja Derecha” dirigida por Rothbard y Liggio. Y Karl Hess, escritor de discursos para la campaña presidencial de Goldwater en 1964, determinó en 1968 que él tenía más en común con la Nueva Izquierda que la Derecha de Buckley y escribió su agitación en “Death of Politics”, manifiesto libertario para la revista Playboy.

Pero esos comunistas-estatistas de la “Vieja Izquierda” no eran, usando esa familiar frase Trotskista, “decisivamente derrotados en el terreno del proletariado”. En el momento de su convención de 1969, SDS expulsó a sus anarquistas e hizo división entre los maoístas y los WeatherMaoists. Después de una breve exposición de la violencia callejera, la “vanguardia” se derrumbó bajo tierra con una erupción ocasional en los últimos años. También en 1969, derechistas libertarios, inspirados por Rothbard y dirigidos por Hess, salieron de los Young Americans for Freedom (YAF) Convenio para unirse a la Nueva Izquierda. Y, por desgracia, incluso en la primera Conferencia Libertaria de ese mismo año en Nueva York, que reunió a descentralistas del SDS y del libre mercado de YAF, también se dividió -no en líneas de izquierda-derecha, sino en movimientos revolucionarios versus movimientos académicos.

Sin embargo, mientras la Nueva Izquierda pasó a la clandestinidad, o fue parcialmente apropieada en la jerarquía universitaria, o, simplemente, abandonó por un par de décadas, el Movimiento Libertario repitió la historia que los socialistas habían sufrido. Aunque el movimiento pasó de miles a millones de personas en menos de una década, se enfrentó a la misma crisis de si querían o no formar un partido político en 1972, que los socialistas se habían enfrentado en 1900. Una vez más, la mayoría de los libertarios se opusieron trabajar dentro del sistema que habían jurado abolir. Una vez más, el Status Quo recompensaba a ​​los que jugaban su juego con sus reglas. Esa parte del Movimiento Libertario, que se convirtió en el llamado Partido Libertario, se volvieron cada vez más moderados en sus exigencias, por temor de los votantes alienantes. Finalmente, ante un cambio de táctica del Partido Republicano por ponerse a favor del libre mercado (al menos en la retórica), comenzando con la “revolución” de Reagan, el Partido “Libertario” no se distinguió a si mismo con el Partido Republicano. Muchos derechistas del Partido Libertario se preguntaron por qué deberían perder su tiempo en un tercer partido.

Lo que pasó entonces, en ambos casos, es que los activistas incondicionales cayeron a un lado (o al menos fuera de la cobertura de prensa) en favor de los que sostenían la moderación en búsqueda del poder. Ahora estamos cosechando los resultados de esas elecciones.

El Remanente Radical de la Nueva Izquierda y de los Nuevos Libertarios se mantuvo, no todos ellos estaban en la clandestinidad. En la prensa, los Nuevos Izquierdistas aparecieron en The Nation, Z, y en la excelente New Left Review del Reino Unido, y los Nuevos Libertarios tenían la revista New Libertarian, Wally Conger’s fuera de lugar, y el Instituto Agorista The Agorist Quarterly. En 1989, el Instituto puso en marcha específicamente New Isolationist,un boletín que traía los escritos anti-imperialistas de ambos grupos.

Por lo tanto, Christopher Hitchens, Carl Oglesby, Cockburn Alexander, Jon Rappoport, y Noam Chomsky de la Nueva Izquierda son conscientes e interactúan con los Nuevos Libertarios (o Libertarios de Izquierda), como Samuel Edward Konkin III, Riggenbach Jeff, Jeff Hummel, Scott E. Royce, David Rosinger, y, el papá de todos nosotros, Karl Hess.

Bueno, ¿qué mejor momento que ahora, cuando las oportunidades de revertir la bola de nieve estatista del siglo pasado es tan grande? Leviathan se está muriendo, y los signos de esto está en todas partes: el colapso de la Unión Soviética, el descrédito del socialismo de Estado, la proliferación tanto de los movimientos secesionistas y anti-impuestos aquí y en el extranjero, y la destrucción causada en la credibilidad del proceso electoral y en la credibilidad del propio gobierno por las elecciones de 2000.

Nuestro trabajo ahora es acelerar la muerte del Estado.

En el corto plazo, deberíamos trabajar en metas específicas en acuerdo con los grupos tanto de izquierda como libertarios. No hay pensamiento único de partido. El desacuerdo es siempre”permitido”. Cualquier persona puede rechazar un proyecto propuesto o sugerir el siguiente. Los tácticos y estrategas venden sus servicios y sólo son buenos como lo es su última venta. No hay líderes. La libertad de acción sigue a la libertad de pensamiento.

En el mediano plazo, debemos construir una nueva alianza Libertaria (Agorista Revolucionaria) de los defensores de la Contra-Economía (el libre mercado sumergido, también conocido como mercado “gris” y mercado “negro”). El Estado “se extingue” cada vez que hay una secesión individual de la sociedad estatista y se va a la contra-economía.

En el largo plazo, la Contra-Economía abrumará el Capitalismo de Estado y el Socialismo de Estado para producir una sociedad basada en la interacción voluntaria con una cantidad mínima de autodefensa necesaria, que puede ser manejada por las empresas del mercado común. Esta sociedad de libre comercio de bienes y valores es el ágora.

La muerte de la política, anunciada por Karl Hess hace más de 30 años e ilustrado hermosamente por las elecciones del 2000 y por la mayoría de no-votantes en constante crecimiento, está eliminando el monopolio de la coacción legitimado (el Estado). Una sociedad sin Estado es la anarquía.

Nuestros objetivos político-económicos a largo plazo se resumen en nuestro lema:

¡Ágora! ¡Anarquía! ¡Acción!

Trabajamos con todos los que luchan contra el Estado y su clase privilegiada mientras intentamos maximizar nuestra libertad personal. Podemos destruir el Estado por diversión y beneficio! Únase a nosotros!

2 Comentarios

  1. despues mando mi comentario estoy por salir pero me gusta esta idea como formar parte de una masa gigantesca al servicio del pueblo y por una igualdad social y economica mas eguitativa con mucho gusto me uno a esa noble causa con el unico proposito de un mexico mas justo para todos

  2. Buenas noches me gustaría hablar sobre el tema de escuela. Bien podéis mandarme mensajes en mi correo cuando queráis. Lo que quiero opinar aquí es sobre la escuela, mi actitud ante la escula es en contra de que está llevando las organizaciones izquierdístas, porqué, porque la mayoría de los jóvenes están reprimidos y obligados a no salir del colegio contra su voluntad, también porque creo que es una forma de labar el cerebro (adoctrinarlos para el Estado). Por eso yo pienso que si se cae la escuela da igual que sea pública o la que sea es mejor.
    Ahora bien voy a lanzar una crítica a la escuela y la Universidad y la actitud aborregada y obediente que tienen a estos licenciados y catedráticos salientes de las Universidades. Primero decir que me dá asco como la gente acepta con completa ignorancia todo lo que los medios de comunicación, economístas, etc. dictan simplemente porque tienen un título o varios títulos Universitarios. Y la reflexión que me hago es la siguiente… . Que hacen estas personas economístas catedráticos, políticos, abogados, etc. Cuando lo único que hacen es llenarse los bolsillos y no solucionar ningún problema en la sociedad, sólo las agraba. Si no saben resolver la miseria que imperan en esta sociedad que se largen y que los estudiantes dejen y se marchen de las escuelas, que eso no es un lugar para que lo aprovechen los pocos sinverguenzas que crean guerras y hacen del mundo la esclavitud y la miseria que existe.
    ESCUELA PÚBLICA SÍ, GRATUÍTA TAMBIÉN. ¡¡¡OBLIGATORIA NO Y NO¡¡¡
    Para mi las escuelas son como una secta de Estado, primero porque el que entra ya no puede salir, segundo porque adoctrinan y dogmatizan, y último porque ahora te sacan el dinero. Sin nombrar algunas que hasta meten a Dios por medio. Bueno me despido y libertad para todos.
    Yo no me defino ni de izquierdas ni de derechas, porque tengo cabeza por no ir por la misma vía, y saltarme por un lado u otro. Hay que ridiculizar a los académicos, pero más que ridiculizarlos desprestigiarlos para que la gente empiece a usar la cabeza, y no sea estos diplomas o títulos el justificante para dejarles que gobiernen nuestras vidas.

    UNA PARODIA LIBERTARIA A LA ACTUALIDAD LLAMADO…

    NOS HAN DOMINADO CON LA PANTALLA

    Lo han conseguido sin usar metralla,
    nos han convertido en un vil rebaño,
    somos más manipulables cada año,
    nos han dominado con la pantalla.

    Si protestamos, la ONU nos acalla,
    Bruselas ordena desde su escaño,
    Hollywood nos divierte con su engaño
    y la gente se atonta y se encanalla.

    Hablar de patriotismo es cosa fea,
    tener ideas propias no se estila,
    hay que seguir la férula europea

    y hay que resignarse a llevar la esquila.
    ¿Libertad personal? Es pura guasa.
    Ya no somos personas, somos masa.

Dejar una respuesta