8 Alternativas a la Universidad

8 Alternativas a la Universidad

7615
21
Compartir

Artículo escrito por James Altucher titulado 8 alternatives to college que puede encontrarse aquí. Traducido por Josep Purroy para Enemigos del Estado.

Cuando tenía 19 años gané algo de dinero en un torneo de ajedrez. Así que en lugar de utilizar ese dinero para mi matrícula universitaria, decidí dejar la universidad y comprarme un coche. Compré un Honda Accord usado de 1982. Di una vuelta durante unas horas ya que me dejaban conducir un poco. Pero cuando vi a mi novia y todos los demás haciendo sus clases me puse un poco celoso. Devolví el coche, cancelé el cheque y entré en mi segundo año de universidad. Pero ahora lo lamento.

Cada vez que digo “no envíes a tus hijos a la universidad” un montón de gente inteligente siempre me responde, “¿qué más podrían hacer?”. Y esto me sorprende. Creo que es realmente difícil de averiguar lo que la gente de 18-23 años deberían hacer durante los años más vibrantes y saludables de sus vidas mientras crecen y se hacen adultos.

Así que me imagino que ayudaré a la gente si presento una lista y trato de manejar las críticas, que sin duda aparecerán, incluso antes de que aparezcan. Puedo hacer esto porque tengo un título universitario. Así que he aprendido a pensar conversando con otras personas inteligentes.

1) Crea una empresa. Hay muchos negocios que un niño puede empezar, sobre todo con Internet. En otro post voy a enumerar los posibles tipos de empresas. Pero si siempre te centras en la máxima: “compra barato y vende caro”, comenzarás a generar ideas.

Mucha gente dice (correctamente), “bueno, no todo el mundo puede ser emprendedor”. Es increíble para mí, también, las veces que he contestado a esta pregunta por escrito y, sin embargo, la gente aún leyendo los artículos exactos dicen “bueno, no todo el mundo puede ser emprendedor”.

En primer lugar, no hay ninguna ley en contra de ser emprendedor. De hecho, todo el mundo puede ser emprendedor. Así que lo que realmente quieren decir es: “no todo el mundo puede ser un emprendedor exitoso”. Y hasta donde yo sé, tampoco existe ninguna ley contra el fracaso. Cuando alguien pierde un partido de tenis o uno de ajedrez: ¿cómo mejoran? Estudian el porqué han perdido. Como cualquiera que haya sido experto en un tema sabe: estudiar tus fracasos es infinitamente más valioso que estudiar tus triunfos. Fallé en mis tres primeros intentos de ser emprendedor antes de que finalmente aprendí a deletrearlo y finalmente tuve éxito (es decir, una empresa con beneficios que incluso fui capaz de vender).

El fracaso es una parte de la vida. Es mejor aprenderlo a los 18 años que a los 23 o incluso más viejo cuando has sido mimado por mantas de marfil e hipnotizado a pensar que el éxito es para ti. Bautízate en el río del fracaso siendo joven para que puedas florecer en las bendiciones emprendedoras cuando seas adulto.

Qué aprendes cuando eres joven y empiezas un negocio (sin importar el éxito o el fracaso):

  • Aprendes cómo tener ideas que servirán a otras personas
  • Empiezas a construir tu detector de mierda (algo que definitivamente no sucede en la universidad)
  • Aprendes cómo vender tu idea
  • Aprendes cómo crear y ejecutar una idea
  • Conoces y socializas con otras personas en tu espacio. No todos tendrán la misma edad pero, afrontémoslo, esto es la vida de adulto. Acabas de pasar 18 años con niños de tu edad. ¡Madura!
  • Puedes aprender a delegar y a tratar con la gente
  • Aprendes a erradicar lo que te mata, una habilidad que tampoco aprendiste de los colegas universitarios

2) Viaja por el mundo. Aquí hay un tema básico. Toma $10.000 y vete a la India. Echa un vistazo a un mundo completamente diferente al nuestro. Hazlo durante un año. Conocerás a otros viajeros. Aprenderás qué es la pobreza. Aprenderás el valor de ganar un dólar. En ocasiones estarás en situaciones donde necesitarás aprender a sobrevivir a pesar de tenerlo todo en tu contra. Si estás a punto de vomitar seguramente será por enfermedad infecciosa que por haber bebido demasiado en una fiesta. Aprenderás un poco más acerca de las religiones orientales en comparación con las religiones occidentales en que creciste. Aprenderás que no eres el centro del universo. ¡Viaja!.

3) Crea arte. Pasa un año aprendiendo a pintar. O aprende a tocar un instrumento. O escribe 5 novelas. Aprende a disciplinarte para crear. El crear no sale de la inspiración. Sale de la transpiración, la disciplina y la pasión. La creatividad no viene por parte divina. Es un músculo que necesitas para aprender a construir. Por qué no construirlo mientras tu cerebro está aún creando nuevas neuronas a una velocidad impresionante en lugar de aprenderlo cuando seas mayor (y para mucha gente, demasiado tarde).

4) Haz reír a la gente. Este es el más difícil de todos. Pasa un año aprendiendo a hacer monólogos humorísticos delante de gente. Esto te enseñará a escribir. Cómo comunicar. Cómo venderte a ti mismo. Cómo lidiar con personas que te odian. Cómo lidiar con la psicología del fracaso sobre una base. Y, por supuesto, cómo hacer reír a la gente. Todos estos elementos te ayudarán más adelante mucho más en la vida que la Filosofía 101. Y, por cierto, puede que incluso se te pague por hacerlo.

5) Escribe un libro. Créeme, cualquier libro que escribas a los 18 años, probablemente, no va a ser bueno. Pero hazlo de todos modos. Escribe una novela sobre lo que estás haciendo en vez de ir a la universidad. Aprenderás a observar a la gente. La escritura es una meditación sobre la vida. Vas a vivir cada día, interpretarla, escribirla. ¡Qué gran educación!

6) Trabaja en beneficencia. Muchas obras de caridad no requieren que tengas un título universitario. ¿Qué te va a servir más en la vida: la Literatura Francesa 101 o pasar un año entregando comidas a los ancianos con Alzheimer, o curando malaria en África. Tengo una respuesta a esto. Tú podrías tener una diferente. Es por esto que estoy listando 8 alternativas aquí en lugar de dar sólo ésta. Y, por cierto, ¿y si haces alguna de estas cosas durante un año, dos, tal vez diez, y luego vas a la universidad? ¿Por qué no? Es tu vida.

7) Domina un juego: ¿Cuál es tu juego favorito? ¿Ping Pong? ¿Ajedrez? ¿Póker? Aprender a dominar un juego es muy duro. He escrito antes sobre cómo hacerlo, pero vamos a empezar con lo básico:

  1. Estudia la historia del juego
  2. Estudia de los actuales expertos en el juego. Vídeos, libros, revistas, etc. Reproduce o trata de imitar de alguna manera a los maestros del juego
  3. Juega mucho: con los amigos, en los torneos, en los clubes locales, etc
  4. Toma lecciones de alguien que ya ha dominado el juego. Esto ayuda a evitar los malos hábitos y busca a alguien de inmediato que critique tus habilidades actuales.

Dominar un juego crea disciplina, te permite socializar con otras personas de todas las edades y procedencias que tengan pasiones similares, y te ayuda a desarrollar los instintos de asesino sin tener que matar a nadie. ¡Fantástico!

8 ) Domina un deporte: Probablemente incluso mejor que dominar un juego porque es lo mismo que todo lo anterior, pero además te pones en forma.

Si alguien puede imaginar otras alternativas, por favor, escríbelo en los comentarios. Sólo tenemos la vida que hemos vivido. Y siempre me siento y pienso, ‘¿qué pasaría si…?”,” ¿qué pasaría si…?” Es el pensamiento más fácil y más peligroso de hacer: ¿qué pasaría si?.

21 Comentarios

  1. Muy buen artículo.
    Lo he leído tarde, lástima.
    Tengo 2 carreras y un máster y estoy seguro que hubiera aprendido más realizando estas 8 acciones que yendo a la universidad.
    No obstante, pensando profundamente, haciendo las carreras que he hecho, me han permitido hacer 2 Erasmus (punto 2), y los demás puntos enumerados anteriormente.

    Por lo tanto, estudia una carrera mínimo y a la vez aprovecha tu tiempo libre, eso es, aprovecha tu tiempo libre. No dejes de estudiar. Tu carrera es tu carta de presentación para coger experiencia segura en un mundo tan competitivo.

    😉

  2. Estoy en la lucha (conmigo misma) de conseguir mi título, es la primera vez q algo se me ha hecho tan difícil. Y es que me imagino que mi mente en cierto punto se bloqueó por todo lo que es vivir en el mundo real… El título, eso que tantos queremos tener en nuestras manos, para cuando ya lo obtenemos, pensamos ¿y ahora qué hago?… Posiblemente por ese temor es que mi cerebro se bloqueó, así como el de tantos nuevos profesionales, y es que yo no quiero ser otra empleada más, yo no quiero depender de nadie más… sabes que? voy a escribir esto en mi blog, porque en esas cosas de crear y aprender no me me he detenido… Visita mi Blog http://mundokonos.blogspot.com/… es un blog muy a mi estilo, serio pero con mi estilo

  3. A mi también me parece bastante ingenuo creer que la unica via hacia el “exito” sea la universidad. Hay mucha gente que nunca paso por una de esas y es bastante exitosa, si uno hace lo que verdaderamene le agrada, si le pone dedicación y disciplina, podrá hacer mucho más que ganarse la vida.

  4. La universidad sin dudas es una vocación y no todos estamos llamados a ello, como ya habrán experimentado. Lo cierto es, como Xavier dice, que nuestro título es nuestra carta de presentación y nos facilita entrar a una empresa y ganar buen dinero, además de que genera más confianza.

    Por otro lado he conocido personas que no han ido a la universidad y han cumplido con todas sus expectativas en la vida. El temor de salir de la zona de comodidad, supongo, es lo que define al final si queremos irnos por la manera difícil y poco convencional y ser exitosos, o gastar años estudiando para tener un título que al final no prueba cuánto sabes realmente, y después de eso empezar a ser lo que quieres. ¿Mi punto? Es cuestión de cada quien, la universidad no es obligatoria.

  5. El problema es que un fracaso de semejante envergadura puede comportar la indigencia si te juegas todas tus cartas a una, vida solo tienes una no puedes empezar de cero siempre el tiempo pasa en contra ,aunque bien es cierto que cada día que paso en estos tediosos pasillos mas ganas me dan de jugármelo todo.

  6. Hola muy buenas a todos!

    Soy un chico de Barcelona de 21 años, tengo la selectividad y el bachillerato. He trabajado durante 1 año en una inmobiliaria y he pasado otro año cursando un año de universidad el cual acabo de dejar ya que veía que no era lo mio, o al menos me convencía de ello. Ahora mismo estoy sin hacer nada, ni estudio ni trabajo y la verdad es que es muy frustrante. A medida que pasan los días, voy perdiendo esa chispa que me hace querer emprender algo. Por favor, me gustaría que cada uno exponga brevemente sus experiencias laborales en general. Creo que no hay nada mejor que la experiencia y ahora mismo me hace falta ver las cosas de otra manera ya que estoy totalmente bloqueado.

    Muchas gracias a todos y saludos!

    • mi consejo es que trabajes y crees un negocio que te produzca y sigas ahorrando hasta llegar a ser un empresario exitoso, tambien recomiendo que fracasen mucho cuando estan jovenes ya que eso les servira mucho y sobre todo pidanle a Dios que los guie

    • Hola David,
      Se que tu comentario es de hace tiempo y espero que ahora estas haciendo lo que te guste!
      Ahora mismo estoy en tu situacion, tengo la ESO y el bachillerato y actualmente estoy estudiando periodismo en la universidad, pero siempre me ha costado ‘estudiar’ y no se si aguanto 4 anyos mas.
      Quiero hacer muchas cosas y tener exito en la vida, sin embargo es casi imposible sin un trabajo bueno.
      (Mi teclado es britanico, no puedo poner tildes ni enyes)
      Gracias por compartir tu experiencia!

  7. Me ha gustado el artículo, sobre todo es de gran utilidad para una amplia parte de los jóvenes y más hoy en día con esta situación que vivimos, que no hace más que desmoralizarnos un poco más. Tengo 25 años, estuve dos años en economía y tres en periodismo, no terminé ninguna. Me planteo si alguna vez terminaré algo que empiezo, ya que no tengo unas ideas claras en mi cabeza. He estado todos estos años pensando a qué me podría dedicar, qué es lo que realmente me gusta, etc. Y aunque parezca increíble no logro saberlo, actualmente no trabajo y tampoco estudio, un “nini” más excluido de la sociedad, estoy en la incertidumbre constante, lo cual me lleva a un agujero cada vez más grande y del cual se hace cada vez más dificil salir. Me parecen interesantes muchas de las soluciones que propones, la de viajar por ejemplo la he barajeado. Seguiré buscando soluciones, ya que los problemas que tiene uno delante han de, por lo menos, intentar afrontarse. Mientras tanto, anotaré varios de estos consejos que, quién sabe, pueden ser instrumentos útiles para mi camino o destino, el cual solo depende, al fin y al cabo, de uno mismo.

  8. Hola a todos:
    Se puede hacer todo si estáis dispuestos a hacerlo realmente. Tengo 17 años, un gabinete de asesoramiento académico en el que ayudo a chavales más jovenes con dificultades a sacar sus estudios adelante, voy a la universidad (con un año de ventaja) y soy deportista de élite, judoka. Es sacrificado, duro. Habrán momentos en los que se pasará mal, pero si es lo que se quiere, se puede. La universidad es un sistema que no está hecho para todo el mundo. De echo, pese a que me encanta aprender la universidad no es lo que yo esperaba y a menudo me planteo dejarla para formarme en algo más específico y que me llene más a mi como persona… pero supongo que prefiero tener una carrera y garantizarme un futuro mínimamente estable. Por lo demás, con el deporte, a razón de las competiciones puedo viajar (costeándomelo con mi trabajo) a sitios diferentes; y conozco gente nueva. En definitiva, Hacédlo todo. Todo lo que creáis que podéis haer o lo que en vuestra mente parece una idea disparatada… materializarla porque se puede.

    Un saludo

  9. Todo muy bonito, si. Pero para eso hay que tener dinero hermoso, y que yo sepa no crece de los árboles. Otras alternativas a la universidad serían otros tipos de formación, pero no irse de viaje o escribir un libro. Lo siento pero no me gustó el artículo.

    • Estoy de acuerdo con German…
      Ademas todo lo que uno pueda captar en la universidad le puede ser útil en la vida y lo que emprenda.

  10. Hola, mira en realidad interesante articulo,es cuestión pero a las finales es cosa de lo que realmente
    uno piensa para si mismo, hay mucha gente que dice que la universidad y bla bla bla , pero ai artos cabros que no están ni al lao con seguir instituciones y tampoco piensan en vivir con lujos , trabajo casa, sueño americano , no es cosa de ser uno mismo y jugárselas por lo que uno quiere y se siente cómodo, o díganme que no muchas veces han conocido weones exitosos con casa auto y toda la mierda , pero en el fondo amargados todo los días por tanta pega por cada problema que ellos mismo se crearon , solo por seguir el patrón y no atreverse a salir de la comodidad o realizar lo que realmente querían en el preciso momento. el tema del viaje esta bueno , no necesitas mucha plata es cosa de saber un arte o técnica y salir a mochilear , siempre se pilla compañía, nos vemo que les valla bien!

  11. Buen artículo. Las ocho opciones tienen un requisito en común: necesitan INVERSIÓN. La palabra que fulmina los libros de autoayuda y las ilusiones.

  12. hola amigos,les quería decir que hay una aplicación en la cual podrás tener una todo en una interactuar con el mundo que hoy en dia te rodea, te daras cuenta del beneficio de esta app

  13. No creí que hubiera alguien que compartiera lo que yo pienso. Estoy feliz de haber encontrado este blog.
    Voy en primer semestre en una universidad y a pesar de que ha pasado poco tiempo realmente lo detesto. Detesto ese lugar, los trabajillos que no valen un centavo, el ego de los profesores con los que me he encontrado (no todos, obvio) y esta horrible sensación de no entender absolutamente nada de lo que hablan. ¡NADA! Sin importar cuántas veces me expliquen.
    Quiero dejarlo, pero no tengo ni un centavo, y si lo dejo mis padres me corren al toque. Quiero aprender a hacer arte, crear cosas, pero ¡Uy no!, estudiar arte “es un crimen, no da plata, no es una carrera, no te hace gente, no te da un estatus”.
    Estoy cansada de haber hecho toda mi vida estupideces que me han obligado. Por esto casi olvido lo que realmente importa y lo que realmente me apasiona. Todo ese lavado de cerebro que te hacen desde pequeño con “ciencias exactas” y “política” está diseñado para que la gente deje de pensar y deje de crear, para que todos se “adapten” al molde. ¡Ya basta! Tengo derecho a pensar, tengo derecho a hacer lo que me gusta y tengo derecho a EXISTIR bajo mis mandamientos.
    No sé qué haré, pero esto tiene que acabar.

    • Me gustaría saber qué decidiste hacer, me siento igual que tú y tengo miedo, voy en tercer semestre, pero lo he venido pensando mucho y lo mejor será que siga mis anhelos, estudiar cocina, creo que ir a la universidad no debería ser obligación a los 18 años, edad en la que la mayoría tiene la incertidumbre de qué hacer con su vida. Me dedicaré a lo que me gusta y si más adelante quiero seguir una carrera en la universidad lo haré, pero con la mente más clara, total, como leí en algún lugar, para ir a la universidad tienes toda una vida, lo importante es tu felicidad.

  14. Como estudiante de primer semestre y con nada de conocimiento sobre el mundo sólo puedo llegar a una conclusión: tengo miedo. Si me salgo de la universidad creo que será malo, si me quedo me sentiré mal. Mis padres me dicen que solo debo aguantar, que son 5 años. A mi se me nota eterno y realmente horrible, no sé qué hacer, sólo tengo miedo.

Dejar una respuesta